Natalia de Molina: «Las mujeres somos unas diosas»

· 19 de junio, 2018

Fotografía: LARDIEZ


«La mente da mucho miedo; hay tantas preguntas sin respuesta», suspira Natalia de Molina. La ganadora del Goya por su debut en Vivir es fácil con los ojos cerrados y mejor actriz por Techo y comida, protagoniza, junto a Belén Rueda y Eva De Dominici, No dormirás. A las órdenes de Gustavo Hernández se estrena en un thriller psicológico.

 

Reconoce que es miedosa, pero ha vencido al miedo y protagoniza una película de terror. La trama de No dormirás gira alrededor del insomnio pero a ella lo que más le gusta «del mundo» es dormir. Así es Natalia De Molina, una mujer «natural», que se declara feminista y que utiliza su popularidad para defender que cada mujer debe hacer «lo que le dé la gana».

 Tras dos días sin dormir, ¿una rige bien?
No, no rige bien, aunque hay gente para todo. Lo máximo que he conseguido estar sin dormir han sido 24 horas y realmente me resentí y la cabeza no me funcionaba del todo bien.

 ¿Cómo es Cecilia, tu personaje?
Es una aspirante a actriz, fan absoluta de Alma Böhm, el personaje que interpreta Belén Rueda que es una profesora de teatro y performance superprestigiosa que invita a jóvenes intérpretes a un viejo psiquiátrico abandonado, que es donde ha montado su escuela de interpretación, para someterse a un curso experimental que consiste en pasar cuatro días sin dormir para adentrase mucho mejor en los personajes. La directora coge a Cecilia, mi personaje, y a Bianca, que interpreta Eva de Dominici, para que compitan por el papel protagonista. Pero aquí nada es lo que parece y la película depara muchas sorpresas.

 Interpretas a una actriz, lo que no te es extraño, pero Cecilia aparentemente es muy diferente a tí. ¿Te ha costado meterte en su piel?
Por el hecho de interpretar a una actriz sí que hay cosas que he entendido más como es su ilusión, el querer dedicarse a esto, el que de repente alguien importante quiera contar contigo, el mundo del casting… pero el personaje de Cecilia va muchísimo más allá porque es bastante vulnerable y tiene, por así decirlo, un pasado turbio. Lo más difícil de este personaje ha sido todo lo psicológico que ha entrañado.

 ¿Es tu primer thriller psicológico?
Sí, y me ha encantado, precisamente por eso quise hacerlo. No había hecho nada parecido y me apetecía e interesaba saber cómo funcionaba y cómo se rodaba en este género.

¿Qué pensaste al leer el guion?
Me costó terminarlo porque soy muy miedosa, empaticé muchísimo con el personaje y me costaba pasar las páginas porque me daba miedo lo que leía. Cuando lo terminé pensé que no sabía si estaba preparada para hacer algo así porque me parecía algo supercomplejo. Pero luego vi La casa muda del director Gustavo Hernández y me fascinó tanto que pensé que quería descubrir este género y hacerlo de su mano.

¿El rodaje te ha ayudado a superar tus miedos?
Sí, ahora ya puedo ver tranquilamente las películas de miedo, cosa que antes no podía. Paso miedo, pero las veo.

 ¿Antes de un estreno eres de las que te pasas la noche en vela?
No, porque tengo el sueño fácil y me puedo dormir en cualquier lugar. Dormir y comer son las dos cosas que más me gustan del mundo [ríe].

O sea, no me digas que es una dormilona la que experimenta con el insomnio.
Créetelo. Pues me he informado para hacer esta película y el insomnio es algo serio y puede provocar cosas terroríficas.

Al espectador, ¿qué le va a atraer de esta película?
Belén Rueda, la gran diosa del cine de terror, está maravillosa y va a ser un gran tirón. La película en sí es muy sorprendente por sus muchos giros de guion; a nivel estético tiene una factura increíble y luego, los entresijos de la mente, creo que puede resultar muy atractiva.

 ¿Qué clase de actriz eres? ¿disciplinaria, cabezota, te dejas dirigir, opinas…?
Un poco de todo, pero no soy difícil y remo a favor. Para mí, la figura del director es la más importante y lo que él diga siempre va a ir a misa. Cuando trabajo el personaje, si hay algo que no cuadra, siempre se da un diálogo pero no soy muy complicada.

 ¿Qué le dirías a los espectadores que no quieren al cine a pasarlo mal?
Es que no lo lo van a pasar mal porque no es solamente una película de terror. Se darán algún que otro susto… pero hay mucho drama, personajes muy complejos… vamos, que lo pasarán bien.

 Una película protagonizada por tres mujeres. ¿Crees que las mujeres están expuestas a exigencias mayores?
Sí, pero en la vida en general. Eso es una realidad y poco a poco somos más conscientes de ello y cada día somos más las que luchamos para que las cosas cambien. No te voy a mentir y la verdad es que la exigencia a una mujer en cualquier ámbito profesional no es la misma que para un hombre.

 Parece que se nos empieza a escuchar.
Parece, pero aún queda mucho.

 ¿Esperabas que publicar una foto sin depilar iba a levantar tanto revuelo?
Realmente no, te lo juro. Me sorprendió mucho. Creo que nos queda mucho camino que recorrer y que la libertad de una mujer debe ir más allá de si se depila o no. Todas tenemos vello y quien quiera dejárselo, que se lo deje, y quien quiera quitárselo, adelante; esto no significa que una sea menos higiénica que otra ni menos mujer.

 Algunas actrices os habéis rebelado ante el Photoshop y determinados cánones de belleza. ¿Estamos cambiando?
Sí y es algo que me parece maravilloso. Somos caras visibles, tenemos una voz que se nos escucha más que a otras mujeres. Yo defiendo que cada una haga lo que quiera. A mí me parece bien que defendamos la naturalidad porque así seremos todas más felices. ¡Que las mujeres somos unas diosas, que ya está bien de obligaciones y que tenemos que ser nosotras mismas.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...