Juanma Latorre: «El cambio es la llave de la búsqueda de nuestra esencia»

· 16 de mayo, 2018

Texto: Ángel H. Sopena

Pocas bandas españolas levantan tanta expectación como Vetusta Morla; consecuentemente, pocos discos se han esperado en el último año con tanto hype como Mismo sitio, distinto lugar. Ahora, tras varios meses de espera, llegan a España. El día 1 de junio actuarán en València.

Vetusta Morla regresa a los escenarios tras el éxito internacional de La deriva y tras un viaje guiado por el deseo de trabajar con músicos y productores como Campi Campón (Jorge Drexler, Natalia Lafourcade), Dave Fridmann (Mercury Rev, Tame Impala, The Flaming Lips) o Greg Calbi (The National, Arcade Fire). Además, han entrado por primera vez en las listas anuales de Billboard.

Vetusta Morla se ha unido al Record Store Day con un vinilo siete pulgadas, una edición numerada que contiene Punto sin retorno y Consejo de sabios en una versión diferente. Lo interesante es que ambas grabaciones fueron realizadas en directo en los estudios Hansa de Berlín.
Sí, teníamos desde hace varios años la deuda pendiente de unirnos al RSD, una iniciativa con la que empatizamos mucho porque trata de defender y poner en valor las tiendas de discos y también el vinilo. Siempre se busca que el contenido de esa acción sea especial, y en este caso para nosotros es mucho, porque son dos canciones que grabamos en directo en los estudios Hansa, pero no de la manera en que luego han terminado en el disco, sino de una manera diferente, porque son dos capturas de algo que todavía estaba en proceso. El que se fije un poquito verá que la letra no es exactamente la misma, porque luego cambió durante el proceso, así que para nosotros es muy importante rescatar unas grabaciones que formaban parte del proceso creativo de esas canciones y ver así cómo eran en esa fase temprana.

Han necesitado parar después de la gira de La deriva. ¿Qué es lo más destacable en el cambio de sonido de este disco?
Hay muchos cambios que parecen sutiles pero que han terminado siendo definitorios. Tomamos la decisión de que no era necesario que las canciones sonaran en el local de ensayo como canciones ya sólidas, terminadas y que se sostuvieran por sí mismas. Así es como siempre habíamos trabajado: necesitábamos que cuando una canción saliera del local se sostuviera y tuviera sentido. Hemos sido una banda muy de directo, y hemos hecho de eso una bandera, pero nos dimos cuenta que necesitábamos darle una vuelta a eso. Esto, que puede parecer un pequeño matiz, lo cambia todo. Ha cambiado que las canciones iban al estudio sin acabarse; eso nos ha provocado mucha ansiedad e incertidumbre, pero ha permitido que otras personas participen en el proceso creativo, particularmente Campi, el productor, y también Dave Fridmann, el productor norteamericano que ha mezclado el álbum: para mí, su trabajo ha sido absolutamente definitorio. Él retorció muchísimo con la mezcla, participó de manera artística y creativa, cuando la mezcla para nosotros era un proceso que rozaba lo meramente técnico, el trámite técnico de «no me fastidies lo que he hecho yo». Ha sido, en cambio, una decisión creativa y activa. Una pequeña decisión como esa ha cambiado mucho.

Te lo digo a ti supuso un cierto shock. No sé si buscaban esa reacción o fue algo deliberado para no tener que sonar en la radiofórmula.
Fue muy deliberado. Nos interesaba que la gente, cuando recibiera lo nuevo de Vetusta, se sintiera un poco en shock, desconcertada; sobre todo porque ese era nuestro punto de partida, porque nosotros mismos, cuando nos salió esa canción, cuando empezamos a trabajar de esa manera diferente, nos sentíamos desconcertados: «¡Ostras, llevábamos esto dentro y no lo sabíamos!». Y ese desconcierto puesto en positivo fue el punto de partida de nuestra investigación, y nos apetecía que quien se acercara al álbum partiera también de esa sensación.

 

¿Vienen todavía más guerreros?
[Risas] Nos estamos haciendo más guerreros con la edad. Tenemos muchas ganas de caña, de actividad. La madurez nos ha dado autoconfianza y ganas de hacer que las cosas pasen, y de no tener miedo a muchas cosas que antes nos podían frenar.

¿Qué ha sido lo mejor de grabar este disco? ¿Los viajes?
¿Los viajes? Pues sí, sí. Habíamos tenido muchas referencias a los viajes en nuestros discos, pero nunca habían estado como una parte fundamental, sino más bien como una referencia; esta vez son parte del disco. Haber estado en Berlín; en Estados Unidos, en el estudio de Dave Fridmann, que está perdido en el bosque –porque te dicen: «Nueva York», bueno sí, pero en un bosque perdido a siete horas de la ciudad–; todos esos lugares, y esas experiencias vividas, el aprendizaje increíble que hemos tenido en cada sitio son parte del disco.

¿Cuál es el significado de Mismo sitio, distinto lugar? ¿Dónde están ahora mismo?
Mismo sitio, distinto lugar es la toma de conciencia de que la transformación es una constante. El cambio es la única constante, decía el físico, y surfear esa ola es absolutamente necesario para seguir siendo uno mismo y seguir siendo honesto. Aunque parezca paradójico, el cambio es la llave de la búsqueda de nuestra esencia. Por ahí va el título del disco. Nos hemos movido por muchos panoramas y paisajes nuevos, hemos buscado un montón de cosas, hemos ido de acá para allá y luego nos hemos dado cuenta de que estábamos en el mismo lugar, en el sentido de que todos esos viajes, exploraciones e investigaciones, eran necesarios para seguir manteniendo nuestra esencia. A veces pensamos, de manera equivocada, que ciertas cosas son las que nos definen, como quiénes somos, y en realidad son accesorios; y, a veces, es necesario desmontarlo todo, pegarle una ráfaga de viento a todo para ver realmente qué es lo accesorio y qué lo fundamental de uno mismo. Este ejercicio es lo que resumiría Mismo sitio, distinto lugar.

Esta vez, además del Disco de Oro, también han entrado en las listas anuales de Bilboard con La vieja escuela, una canción donde parece que rinden homenaje a aquellos que les precedieron.
Así es. La vieja escuela es una de las canciones más hermosas que hay en el disco, y de las que más me emocionan, porque rinde homenaje a muchos músicos que en los últimos tiempos nos han dejado casi en cascada, y provocaron una sensación de orfandad en nosotros. Lou Reed, David Bowie, Tom Petty, Prince… Vendrán más, seguirán más, y nosotros somos parte de una especie de hilo invisible que une todas las sensaciones que esos músicos creaban, que las provocan en nosotros, que nosotros seguimos haciendo música y que, detrás, vendrá más gente que continúa con ese hilo. Así que darte cuenta de eso, sentirte parte de eso que es mucho más grande que tú, es muy bonito.

Así lo han debido ver también desde Billboard. Muchos reconocimientos, muchos premios. Han vuelto a dar en la diana. ¿Hay alguna fórmula?
No. La patentaríamos [Risas].

O no la dan a conocer para tenerla solo ustedes, porque parece que la conocieran…
No, no la conocemos. Seguimos el instinto, el corazón y hacemos las cosas que nos emocionan. De momento esa brújula nos ha ido bien. El obligarnos a mantener la ilusión, el riesgo, la sensación de aventura, para mí es la única manera que tengo de acercarme a una fórmula que no es una fórmula de éxito externo, sino interno. A nosotros siempre nos ha servido el sentirnos reconfortados y emocionados con lo que hacemos; lo que pasa es que hemos tenido la enorme fortuna de que eso se ha trasladado a un éxito externo.

Son la primera banda europea en utilizar ‘hand album’, un nuevo formato creado por facebook. ¿En qué consiste?
Es terriblemente interesante. Es como una especie de árbol con diferentes pantallas que contienen diversos materiales, a través de los cuales uno puede navegar. Lo que encontramos ahí es como una visión desde dentro de la grabación del álbum. El material que se puede encontrar lo hemos recopilado con nuestras propias cámaras o teléfonos, y da una visión muy desde dentro.

¿Qué significa este disco para usted?
Ha sido como la renovación de los votos de un matrimonio. En nuestro caso, el amor a hacer música juntos sigue vigente y más potente que nunca. En ese sentido, ha abierto unas posibilidades, unas perspectivas de futuro y de continuidad de la banda que, para mí, son increíbles.

El vigésimo cumpleaños de Vetusta Morla se acerca. ¿Están preparando algo para celebrarlo?
Tenemos dudas. Las efemérides no nos van mucho, pero, por otro lado, caray, veinte años, algo habría que hacer. Estamos dándole vueltas, a ver si encontramos el modo de celebrarlo de una manera que nos sintamos cómodos pero somos de esos tipos que se avergüenzan cuando les cantan el cumpleaños feliz.


Te puede interesar...