¡Que noche la de aquel vestido!

· 8 de mayo, 2018

Texto: Carles Gámez

El próximo día 12 de mayo tendrá ocasión la final del Festival de Eurovisión en la ciudad de Lisboa. A lo largo de sus ediciones el festival ha sido testigo de los cambios estéticos en el mundo de la música y de la moda. Repasamos algunos de los momentos más señalados.

FRANCE GALL. LA PRIMERA CHICA YE-YÉ
La cantante France Gall vencía en 1965 el festival con la canción Poupée de cire, Poupée de son escrita por Serge Gainsbourg exportando al certamen los nuevos vientos musicales frente a la tradicional balada romántica. Su estilo reflejaba el nuevo prototipo de la cantante juvenil y moderna.

SANDIE SHAW. BAILANDO CON LOS PIES DESCALZOS
Su aparición en el escenario del festival cantando con los pies descalzos puso la nota curiosa defendiendo la canción Puppet on a Strings, una pegadiza melodía destinada a ser vencedora como el vestido estilo baby doll que la acompañaba.

MASSIEL. LA MINIFALDA DE COURRÈGES
Enfundada en un vestido minifaldero del diseñador francés André Courrèges Massiel protagonizaba una de las noches más recordadas de la televisión de la década de los sesenta, coronándose la noche del 6 de abril de 1968 en el Royal Albert Hall.

SALOMÉ. EL TRAJE MONO DE PERTEGAZ
El modisto Manuel Pertegaz era el encargado de realizar el modelo de la representante española en el Festival de Eurovisión de 1969, un mono adornado de pailletes turquesa que rompía con el clásico vestido de noche o minifalda de muchas de las participantes.

ABBA. ¡VIVA EL GLAM!
El cuarteto sueco rejuvenecía el festival con su vibrante Waterloo y un look que recogía los últimos destellos del aquel Glam-rock que había desembarcado en los primeros años setenta de la mano de David Bowie y T. Rex

DANA INTERNATIONAL. CON ELLA LLEGÓ EL ESCÁNDALO
La presencia de una cantante transexual en el festival de 1998 abría una brecha en un certamen que hasta entonces había permanecido bastante inmune a los cambios exteriores. El diseñador Jean-Paul Gaultier colaboraba en el triunfo poniendo su toque de fantasía en su vestido.

DITA VON TEESE. BURLESQUE EUROVISIVO
La estrella americana de burlesque Dita Von Teese hizo su debut en el festival de Eurovisión de 2009 acompañando a los alemanes Alex Christensen y Oscar Loya y una canción que era toda una declaración principios, Miss Kiss Kiss Bang.

KRISTA SIEGFRIEDS. LA NOVIA DE EUROVISIÓN
Cuando apareció la cantante finesa Krista Siegfrieds en el Festival de Eurovisión del año 2013 vestida de novia el certamen ya contaba con un buen número de ediciones en el que había visto toda clase de extravagancias y estilos para todos los gustos.

LORDI. LA INVASIÓN DE LOS BÁRBAROS
Desde los fríos nórdicos desembarcaban los aguerridos muchachos del grupo de heavy-metal Lordi con su canción Hard Rock Hallelujah y su look «monstruoso», y aunque a más de un espectador se le atragantó la cena de la noche eurovisiva, el grupo se hizo con el primer premio.

CONCHITA WURST. EL LUGAR SIN LÍMITES
El triunfo de una figura de las características de Conchita Wurst proyectaba el Festival de Eurovisión como el escenario sin límites y territorio de libertad de expresión para las minorías.

GISELA. ESE OBJETO DESCONOCIDO
Representando a Andorra, la cantante catalana Gisela conseguía que su vestido galáctico pasara a la crónica eurovisiva por ser uno de los modelos más comentados de la historia del festival.

JEDWARD. ¡VAYA PAR DE GEMELOS!
Con una mezcla de caballeros medievales y héroes espaciales este dúo irlandés formado por los hermanos y gemelos John y Daniel probó suerte en dos ediciones, 2011 y 2012, pero se quedaron finalmente en una discreta posición.

POLLANPONK. LOS CHICOS PARCHÍS
Desde la lejana Islandia aterrizaba en la edición del año 2014 esta colorista y barbuda formación con una canción de título bien indicativo: No Prejudice.

VERKA SERDUCHKA. SOLO PARA TUS OJOS
Conocida en su país, Ucrania, por sus actuaciones como drag queen, su paso por el festival no pasaría desapercibido, restando, a la vista del modelo y vestuario escogido, como uno de los más recordados de las últimas ediciones.

SEBASTIEN TÈLLIER. HIP, HIP, HIPSTER
En un festival dado a toda clase de extravagancias y fantasías musicales, Sebastien Tèllier puso su particular nota de humor acompañada de una excelente canción pero poca apta para la sensibilidad de los públicos eurovisivos.


Te puede interesar...