Celia Flores: «Mi apellido es mi vela y mi referente»

· 5 de mayo, 2018

Texto: Amparo Barbeta

Con su espectáculo «20 años: De Marisol a Pepa Flores», Celia Flores actualiza la música con la que su madre conquistó a toda una generación. Hoy, la hija de Pepa Flores y Antonio Gades, actúa en Les Arts.

El sustantivo madre es la palabra que durante la media hora de conversación más utiliza Celia Flores. Sus ojos, cada vez que pronuncia la palabra (nunca mamá), se iluminan. Le cuesta llamar Marisol a Pepa Flores, su madre. Confiesa, mientras mira de reojo el móvil, que para viajar a València ha dejado a su pequeño con su madre que, «superfeliz» ejerce – «¡ y cómo ejerce!», apunta Celia- de abuela. La hija pequeña de Antonio Gades y Pepa Flores ha rescatado, tras años de voluntaria reclusión, la figura de Marisol. Asegura que no pretende igualar a la niña prodigio de los años sesenta, ni siquiera imitarla, tan solo honrarla desde el cariño.

Tributar a un artista ya de por sí es difícil. ¿Cómo es agasajar públicamente a una madre?
Es una maravilla y está siendo un reto muy grande. Tenía muy claro que no pretendía imitar, copiar o calcar lo que había, simplemente traerlo a estos tiempos con nuevos arreglos y contarlo a mi manera. Está siendo un periodo maravilloso y seguro que con el cariño que yo lo he hecho no lo va a hacer nadie.

¿Has sentido un exceso de responsabilidad?
La verdad es que no porque el baremo no me lo puse tan alto. Desde que empecé tengo claro que mi madre y mi padre están tocados por una varita. Yo soy Celia, tengo mi camino y estoy cantando sus canciones, sí, pero a mi manera. No pretendo igualar a mi madre porque ella es una estrella y para mí llegar a ella es imposible. Desde pequeña me he sentado a cantar con mi madre y ella me ha ayudado a ser Celia. Nunca he tenido miedo porque en mi familia nunca hemos competido por nada. En mi casa siempre nos han dado vía libre para ir por nuestro camino, para levantarnos, caernos y aprender por nosotros mismos.

¿Sentías que era el momento de reivindicar y actualizar a Marisol?
Sentía que era el momento en el que yo estaba preparada para estudiarlo, cantarlo y hacerlo con toda la dignidad y el respeto posible. Desde que empecé con mi productor musical, Paco Ortega, en su cabeza estaba el coger este repertorio y llevárnoslo a nuestro terreno pero no ha sido hasta doce años después cuando yo sentía que ahora sí.

Resulta curioso que cuando Pepa Flores entierra voluntariamente la figura de Marisol, sea su hija quien precisamente la vuelva a poner en primer plano.
Pues ella está encantada de la vida. Lo he hecho con su beneplácito y lo he ido consultando todo con ella. Un día me dijo: ’toma, te doy toda mi discografía entera y te la estudias’. Ella ha disfrutado mucho con este proyecto y ha estado muy pendiente de él. Vino a Málaga al estreno y disfrutó mucho. A ver, mi madre tuvo su carrera, se retiró y no hay que reivindicar nada porque no nos han educado en ese protagonismo.

¿Creciste escuchando las canciones de tu madre o debido a ese «olvido voluntario» en tu casa esa música estaba «vetada»?
Estas concretamente no. En mi casa, mi madre, escuchaba mucho flamenco y mi infancia la marcó la música de Camarón, Remedios Amaya y todos esos cantantes, así como la música que escuchaba mi padre para sus obras. La música de Marisol nunca se vetó en mi casa y mi madre, como cantante que es, va a cantar toda la vida porque esa es su forma de expresarse, pero no canta sus canciones. Hemos visto sus películas sin ningún tipo de problemas pero no nos ponía las canciones. ¡Tampoco es que yo ponga en mi casa mis canciones veinte veces!

Investigar, por así decirlo, a Marisol, ¿te produjo un poco de pudor por conocer al personaje al que tu madre ha querido olvidar?
¡Qué va!, para mí ha sido una maravilla ver y conocer la evolución de mi madre. He visto el diamante en bruto que era al principio, su evolución, como rompió y se convirtió en ese pedazo de mujer. Para mí ha sido precioso.

Digamos que conocías a Pepa Flores y ahora eres experta en Marisol.
[ríe] ¿Quién no conoce Tómbola? ¿quién no ha tarareado sus canciones? Mi madre forma parte de la historia cultural de este país.

¿Admira más a Pepa Flores o a Marisol?
Son una misma persona. Mi admiración hacia mi madre ahí está. Es un pedazo de mujer, un pedazo de luchadora y de persona. Lo que he aprendido son cosas que ha hecho en su carrera musical que desconocía.

¿Reconoces a tu madre en Marisol?
Yo veo a Pepa, a mi madre.

De todo el repertorio de Marisol, ¿con qué canción te quedas?
Me quedo con Ven porque ha sido la que más me ha costado. Las canciones de mi madre parecen muy fáciles pero son superdifíciles porque ella tiene una manera de contar las canciones especial y eso es lo que más me ha sacado de mi registro y lo que más me ha costado a nivel vocal.

Las canciones de Marisol forman parte de la banda sonora de mucha gente. ¿En casa lo percibíais?
Es que… todas las personas que vienen al concierto me lo dicen y por ello se crea una energía superbonita. Todos los que vienen lo hacen con la ilusión de revivir esas canciones y salen agradeciéndonos que las hayamos actualizado. Hay gente que me cuenta historias de su vida, qué han supuesto para ellos esas canciones o en qué momento de su vida le han acompañado.

O sea, que haces rejuvenecer a la gente y ejerces de terapeuta.
Bueno, me siento feliz, satisfecha y con el objetivo cumplido porque sé que el trabajo que hemos hecho lo ha percibido todo el mundo con el sentido en el que está hecho. Me siento feliz.

Este es tu tercer disco, ¿es el que más satisfacción y proyección te está dando?
Ha sacado cosas de mí que no hubieran aflorado si hubiera seguido con mi anterior repertorio porque he salido del flamenco, he hecho más pop y he conocido facetas de mi voz que desconocía. A nivel personal, la implicación y lo que he sentido… Seguro que será uno de los discos más bonitos de mi carrera. Ahora estoy grabando otras cosas y estoy superilusionada. Cada uno de mis trabajos tiene una parte de mí.

¿Te ha pesado, o te pesa, el apellido?
Para nada, al revés. Tengo el honor y la grandísima suerte de haber nacido donde he nacido y tener la familia que tengo. Que haya podido ver a mi padre bailar, que mi madre me haya podido enseñar todo lo que sabe y tenerla como referente es un orgullo. El apellido lo llevo por bandera porque es una joya para mí. Mi apellido es mi vela y mi referente.

¿Qué tiene la música de Marisol que no pasa de moda?
Pues no sé. Bueno, que está muy bien hecha. Antiguamente se hacían unas composiciones supercuidadas tanto a nivel de música como de composición. Sabían perfectamente cuando una canción iba a ser un mega hit y estaba todo muy estudiado. También fue una época muy marcada en este país y a la gente le recuerda ese periodo.

Hablamos mucho de tu madre pero ¿qué has heredado de tu padre, Antonio Gades?
A mi padre me parezco más físicamente y de mi madre tengo los valores que me ha inculcado y la forma de ser porque me he criado con ella.

¿Qué es lo más bonito que te han dicho del espectáculo?
Que se ve que es un trabajo hecho con cuidado y con respeto.


Te puede interesar...