David Pareja: “De Diego el Cigala sorprende la capacidad de afinación y su cercanía”

· 21 de noviembre, 2017

Tras su paso por el último festival de Valladolid, el documental Indestructible, el alma de la salsa, de David Pareja, protagonista de esta entrevista, se estrena en cines este viernes, 24 de noviembre. En València, concretamente, la película de Pareja sobre Diego el Cigala se proyectará en los cines Yelmo Mercado Campanar.

El propio cantaor flamenco presentó este pasado lunes el documental en Madrid, en un acto en el que anunció igualmente el concierto, el próximo día 27, en el teatro Nuevo Alcalá, con el que cerrará la gira mundial con su disco Indestructible, cuyo proceso de grabación por diversos países americanos es lo que refleja Pareja en su película. Indestructible es un disco que une salsa y flamenco; un disco en el que el maestro Diego el Cigala “les da la vuelta a salseros como Oscar D’León o Bobby Valentín, pero conservando la frescura del género latino”. Indestructible, el alma de la salsa es un profundo recorrido musical y personal de Diego el Cigala, al que David Pareja ha acompañado como privilegiado compañero.

Diego el Cigala este lunes, en Madrid. Foto: EFE / Luca Piergiovanni.

¿Por qué estrenar el documental un año después del lanzamiento del disco?
Evidentemente, nosotros hicimos el documental aprovechando todas las sesiones de grabación del disco en diferentes países: Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, Nueva York, Cuba, Miami, Puerto Rico de nuevo… Pero, claro, el proceso para terminar un disco es mucho más rápido que el de un documental. Teníamos mucho material de archivo, había que hacer la postproducción, montar… y después encontrar la fecha de estreno. Es verdad que la primera idea era que no hubiera tanta distancia entre una cosa y otra, pero el disco salió un poco antes de lo previsto y el documental al revés, un poco más tarde. De todos modos, yo creo que el hecho de que salga ahora el documental le va a ir muy bien al disco, será como una retroalimentación.

¿Tiene idea de cómo ha ido Indestructible, el disco?
Muy bien. Ha estado de número uno en países como Colombia o México, y ha estado en los primeros puestos en España… Pero también es verdad que lleva un año en la calle y mucha gente aquí no lo ha escuchado todavía. En el primer pase de la película, en la Seminci, la respuesta de la gente fue muy cariñosa, pero muchos nos preguntaban cuándo saldría la banda sonora… Por eso creo que el documental le va a venir muy bien al disco.

¿Por qué lo hizo?
Yo creo que todos los discos de Diego han tenido una especie de making-of, por decirlo de alguna manera, pero en este caso era una oportunidad única. Podríamos decir que era la primera vez que Diego iba a salir de su zona de confort: él es un artista que viene del flamenco y que tiene una capacidad increíble para cantar boleros y tonos medios, pero la salsa se le iba de las manos. Además, la salsa es un gran género latino y el disco iba a ser una cosa con mucha garra, con mucha fuerza, porque se iba a buscar las raíces, a los países donde todavía la salsa está viva. Nos pareció una oportunidad impresionante, incluso para trascender el making-of de una producción. En realidad, documental va más por la historia de la salsa y por las motivaciones personales de Diego para grabar el disco, en el que hace un gran viaje interior partiendo de una especialísima situación personal y, a la vez, un viaje a través de la salsa, de su historia y de las razones de ese género musical. Además, claro, Indestructible es también el propio making-of de un disco que se va a construir. Pero, ya digo, yo creo que, por encima de todo, está ese viaje a través de la salsa, de mirar de dónde surgió el género y cómo está hoy en día. Creo que éste es uno de los grandes atractivos del documental, el que se va a ver a un personaje como Diego el Cigala y, a la vez, se acaba descubriendo un género musical muy desconocido en España y en Europa.

Desde luego, mucho más desconocido ahora que lo era hace unos años…
Claro, porque tuvo el boom en los setenta; los ochenta fueron el momento de la salsa romántica, y es verdad que en los noventa se vino abajo. Hoy en día estamos viviendo, creo yo, el mejor momento de la música latina, pero no a través de la salsa, sino del reggaeton y todas esas músicas de moda.

¿Y por qué fue usted el elegido para hacer el documental?
Bueno, yo había trabajado ya en proyectos audiovisuales con el manager del Cigala, y él sabe que yo estudié cine en Cuba y que soy un enamorado de la salsa.

¿Cómo fue el trabajo, dónde estaba el mayor reto?
El reto principal fue lo que he comentado antes, hacer un documental y no un making-of. Claro, a Diego íbamos a tenerlo disponible, sobre todo, en las sesiones de grabación, de manera que había que encontrar el modo de contar una historia, de hablar con él, de entrar en sus motivaciones… Intentar trascender el disco propiamente dicho y entrar a la vez en un proceso de aprendizaje, porque el Cigala, cuando se mete en este proyecto, parte de cero, va indagando en el género, y cuando llega el primer concierto siente el vértigo de lo nuevo. Queríamos que se desnudara en ese sentido, algo que para un artista es muy difícil de hacer delante de la cámara. Ese era el reto principal. Fuimos hablando con él en los viaje y se fue soltando poco a poco. Tenemos muchas horas, pero las primeras no valen. Al final, me parece que hemos mostrado a un Diego muy real. Ese Diego que se obsesiona con la música, que escucha las letras una y otra vez, al que le gusta investigar… Habría sido muy fácil para una estrella como él coger un estudio en República Dominicana, que es donde vive, y que los músicos fueran allí y punto. Pero no: él va a lo más difícil, va a Colombia, a Puerto Rico, a Miami, a Cuba, a Nueva York… Porque va buscando ese sonido, dónde está lo mejor, dónde los clubes… Va conociendo, empapándose. Y eso es lo que queremos contar en el documental, desde los orígenes populares de la salsa, tocada por el racismo, con muchos puntos de contacto con el flamenco en ese sentido. ¿Por qué vamos a Puerto Rico? Porque Puerto Rico es la patria. La salsa es música cubana tocada por puertorriqueños… ¿Y por qué vamos a Cali? Porque Cali es el Nueva York de los setenta, es donde hoy vive esta música. Hacemos un mapa de la salsa, pero también de su recorrido sentimental, para que Diego lo vea, se empape y lo transmita. Al fin y al cabo, él lo que necesita finalmente como artista es transmitir.

¿Qué es lo que más le sorprendió de Diego el Cigala?
La capacidad de afinación, ese oído que tiene, esa facilidad que tiene para hacer suya la música. Esa enorme capacidad profesional. Desde el punto de vista humano, el ver que la gente como él también son cercanos y vulnerables, el ver que todo nace de un motivo personal, que se vienen abajo, que son inseguros y te piden opinión para todo… Sorprende que alguien como él te pregunte a ti si algo te ha gustado, con esa cercanía con la que te habla y te cuenta. Para él también era importante el documental, porque además le gusta mucho el cine.

¿Alguna anécdota especial?
Anécdotas no sé, pero sí que uno de los grandes éxitos de este viaje ha sido descubrir a personajes como Alberto Roena, que ha hecho muchas migas con Diego. Son personajes guasones, musicales, a los que les encanta la calle. Con unos 80 años y un ictus, casi no puede hablar, pero sigue teniendo su orquesta, se viste con colores estrafalarios… Todo muy gitano, ¿no? Esa conexión entre un puertorriqueño y un madrileño ha sido genial. Son del mismo palo, pero cada uno por su lado.

¿Volverá la salsa por sus fueros?
Ojalá. Hay que reivindicar la salsa. Esa preocupación que hay con Trump, con el tema de los muros, con el nuevo racismo… Eso ya pasó en los setenta. La salsa unió a todos los pueblos latinos, y la capacidad que tienen para tocar la fibra sigue intacta. Esa era una de las preocupaciones de Diego con el disco, la situación de la salsa hoy en día. Y yo creo que la salsa debería pasar por otro momento de gloria. Ojalá. Mira la sorpresa de los Grammy latinos de este año: Rubén Blades ganó el premio Disco del Año por su álbum Salsa Big Band. O sea que atentos.

El estreno del documental, el próximo viernes 24 de noviembre, ¿y luego?
A ver cómo va. Creo que se estrena en veinticinco cines de toda España, y Movistar lo ha comprado para España y Latinoamérica.

Antonio M. Sánchez

Redactor de URBAN.
Licenciado en Geografía e Historia.
Máster en Comunicación y Periodismo.
En “Levante-EMV” desde 1984.
Ex-jefe de edición de “La Cartelera”.


Te puede interesar...