Carla Hidalgo: “Los primeros diez años de relación son definitivos”

· 28 de agosto, 2017

Olympia Metropolitana vuelve a tomar la iniciativa de una nueva temporada teatral, y lo hace apostando por el humor. El jueves 31 reabre puertas el teatro Olympia con Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes en Viejóvenes, pero ya desde un día antes, el miércoles 30, la comedia ¡Qué importan diez años!, con Andoni Ferreño y Carla Hidalgo, estará en marcha en el Talia.

La actriz y presentadora Carla Hidalgo coprotagoniza, junto con Andoni Ferreño, la comedia que el próximo miércoles, día 30 de agosto, abrirá la nueva temporada teatral valenciana, concretamente, en el Teatre Talia. Se trata de la obra ¡Qué importan diez años!, una versión que el propio Ferreño (también actor y director) ha realizado del texto 10 ans de mariage, del exitoso autor belga Alil Vardar. (Ferreño ya se había enfrentado anteriormente a otro texto de Vardar, El clan de las divorciadas, que también pasó por el Talia hace un par de años.)

En ¡Qué importan diez años!, Alec (Andoni Ferreño) y Lisa (Carla Hidalgo) llevan la friolera de cincuenta años casados. Pero es ahora, más cerca del final que del principio, cuando empiezan a disfrutar de lo que ellos denominan el mejor regalo que les ha hecho la vida: sus recuerdos. Sobre todo, aquellos recuerdos que tienen que ver con sus primeros diez años de relación: cómo se conocieron, su primera cita, los hijos, los problemas conyugales… En resumen, los años más difíciles, los que marcarán el resto de sus vidas.

Es decir, que empiezan ustedes la obra como una adorable pareja de viejecitos…
Claro, efectivamente, la función empieza cuando ellos son ya mayores y están recordando los primeros diez años de su matrimonio. Según los psicólogos, en estos diez primeros años, y más concretamente entre los cinco y los diez, es cuando se asientan los pilares de una relación: o continúas o lo dejas. Entonces, Alec y Lisa [los protagonistas de la obra] comienzan la función así, con esos primeros recuerdos, que son los que quizá marcarán la relación.

¿Y Carla Hidalgo? ¿Qué importancia les da Carla Hidalgo a esos diez primeros años de relación?
Bueno, yo llevo precisamente ahora nueve años con mi pareja, y, como decíamos, en esos diez primeros años es cuando la vas conociendo, aunque esto siempre está en continua evolución. Pero sí, es el periodo en el que sabes si esa persona es la que crees tú que va a ser decisiva en tu vida.

Usted, además, tiene las dos experiencias, también la de la relación que no funcionó [Carla Hidalgo fue pareja del valenciano Toni Cantó, con quien tiene un hijo].
Bueno, pues sí, como casi todo el mundo. Siempre hay experiencias más y menos positivas, pero, el paso del tiempo va formando y determinando también la personalidad, vas sabiendo lo que quieres.

¿Cómo nos explica usted este texto de Alil Vardar para que sepamos a qué atenernos?
Lo primero que hay que decir es que el de Ali Vardar es el texto original, pero la versión es de Andoni Ferreño. De manera que, como ocurre siempre en estos casos, la adaptación acerca la obra al país donde se va a representar. En este caso se ha respetado esa impronta de comedia francesa, pero con un lenguaje muy moderno, muy actual y, por supuesto, españolizado. Es una función con muchísima vitalidad. Y quiero resaltar también, ya que hablamos de recuerdos, que cuando esos recuerdos los guardamos asociados a la música (esa fiesta de quinceañeras con una música divertida, o esa primera vez con una música romántica…) se te quedan realmente en el hipotálamo. En esta función tiene mucha importancia la música, y concretamente la música vintage, por decirlo de alguna manera.

¿Concretamente, cómo ha buscado Andoni Ferreño ese acercamiento al público español. Usted ha colaborado algo con él en este aspecto?
No, no he trabajado con él en eso, pero creo que ese acercamiento está en la búsqueda de la comicidad que gusta aquí, en España. Una comicidad elegante e inteligente. En este sentido, el humor es muy diferente al original francés, y en esto sí que hemos trabajado algo juntos Andoni y yo, sacando un poco la chispa de lo que podría ser más cómico desde el punto de vista español, aunque teniendo presente en el horizonte el original francés.

Háblenos un poco más de esa comicidad. ¿Cómo es, además de inteligente?
Es una comicidad construida a base de diálogos rápidos, como un juego de pimpón, un toma y daca. Por supuesto, son diálogos dentro de un conflicto con aires vodevilescos en el que se van desvelando esos diez años de trayectoria en pareja: cómo y dónde se enamoran, cuando llegan los hijos y cómo interfieren en la relación… La obra es un recorrido por esa evolución que se produce en los diez años de relación, que son definitivos, hasta que alcanza cierta edad y entra en otro tipo de amor. Porque en la función se dice también que hay distintos modos de amar que pueden ser igualmente satisfactorios si estás con la persona adecuada, con la persona que te entiende y a la que entiendes.

¿Carla Hidalgo está de acuerdo con los puntos de vista que se plantean en la obra?
Bueno, el personaje de Alec es un personaje canalla, que intenta todo el tiempo embaucar a Lisa y llevarla a su terreno. Lisa es inteligente, pero a veces no tiene claro si lo que él le dice es verdad o mentira. En ese canallismo de Alec es donde realmente está la comedia. En cuanto a mí se refiere, no, mi vida no tiene nada que ver con la de estos personajes.

Alec es un canalla. ¿Y Lisa es ingenua?
No, Lisa no es ingenua, pero él tiene siempre esa actitud de darle la vuelta a la tortilla, de intentar llevarla siempre a su terreno, y ella a veces baila, ¿no?, se queda dudando si ese reptil le dice la verdad o le miente.

La obra llega ya bien rodada a València…
Sí. Ayer mismo [habla de principios de agosto] estuvimos en La Roda (Albacete) a teatro lleno y a teatro en pie. La verdad es que estamos muy contentos. Pero es que, además, yo confío mucho en el público valenciano, al que adoro, porque mi hijo es valenciano y tengo mucha familia en València. Siempre que llego a València, para mí es una alegría, estoy deseándolo.

Y tampoco acabará todo aquí.
Estaremos en València hasta el 10 de septiembre, y luego continuaremos por Granada, Zaragoza, Madrid… Nos esperan unos meses muy buenos con esta función.

Poco descanso… ¿Cómo le gusta a usted pasar las vacaciones?
Yo soy muy de montaña. Además, vivo en la montaña, en el campo, con lo cual mis vacaciones son estar disfrutando de mi casa, mis plantas, mis hijos, mis perros… No puedo pedir más. Asomarme a la ventana y ver monte ya me parece un lujazo.

¿Y comiendo, por ejemplo, qué? Si tira al monte, quizá le gusta la carne…
Pues no, no soy nada carnívora, y cada vez menos, la verdad. Pero bueno, también te digo que un buen arroz valenciano es gloria bendita.

¿Cómo van sus otras ocupaciones profesionales?
Pues estoy haciendo un programa en Telemadrid, que se llama Ruta 179. Hacemos una ruta por todos los pueblos de la Comunidad de Madrid, que, efectivamente, tiene 179 municipios. Estamos muy contentos, porque empezamos con siete programas, llevamos 120 y continuamos. Son ya tres años y medio, que para un programa de televisión es todo un éxito.

Aquí, en la Comunidad Valenciana, también la recordará mucha gente por su participación en La Nit, en Canal 9. ¿Cómo recuerda usted aquella experiencia?
¡Uy, sí, La Nit…! Pues guardo un recuerdo maravilloso, la verdad. Ese fue mi primer programa como presentadora, junto al gran Arévalo… Yo era muy pequeñita y, bueno, fue un programa que me dio muchas alegrías, porque a partir de ahí empecé a trabajar mucho como presentadora, me metí directamente en Telecinco a presentar Nosolomúsica, y desde ahí hice una carrera televisiva bastante importante y bastante satisfactoria.

Antonio M. Sánchez

Redactor de URBAN. Licenciado en Geografía e Historia. Máster en Comunicación y Periodismo. En "Levante-EMV" desde 1984. Ex-jefe de edición de "La Cartelera".


Te puede interesar...