Un viaje a la vida a orillas del Cantábrico

· 22 de agosto, 2017

Fotografía: Photopithecus


No sólo de paisaje, sol y mantel se nutre el ocio. Lugares como el Parque de la Vida, en Luarca / Ḷḷuarca  (Asturias), permiten aprovechar también los viajes de vacaciones para divertirse aprendiendo a admirar y respetar la naturaleza.

“Sólo podremos salir del lío en el que estamos cambiando conciencias en un proceso de rehumanización”. Lo dice el prestigioso psiquiatra chileno Claudio Naranjo, pero bien podría aplicarse a la filosofía que, a través de su creador y propietario, Luis Laria, impregna el Parque de la Vida, un complejo expositivo de más de 40.000 metros cuadrados ubicado en las inmediaciones de Luarca / Ḷḷuarca (Valdés, Asturias), y dedicado a dar a conocer la naturaleza y la vida en todos sus campos, incluyendo la inmensidad del universo. Un Parque de la Vida que además aloja también a la ONG Cepesma (Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas), el Centro de Recuperación de Especies (primero en su género del arco atlántico-cantábrico) y, circunstancialmente, los ejemplares pertenecientes al Museo del Calamar Gigante, único de su clase en el mundo (en la foto superior, dos de los calamares gigantes expuestos en el Parque de la Vida. Se trata de dos hembras inmaduras de Architeuthis dux. La de arriba, algo más grande que la de abajo, mide 9,5 metros y pesa 139 kilos).

Hoy el Parque de la Vida, autosuficiente en cuanto a energía y agua se refiere, ofrece, integradas en un espacio único y estructuradas en forma de rutas visitables, distintas áreas dedicadas a la geología, el consumo sostenible, la biología, la investigación espacial, una recreación del Sistema Solar, planetario, observatorio astronómico y varias exposiciones, una de fósiles de todas las etapas del planeta y las denominadas Océanos y Abismos.

Los orígenes de la Tierra en forma gaseosa hace más de 4.500 millones de años se abordan en la Senda geológica, al igual que la formación del primer océano, el supercontinente Pangea, el surgir de la vida, los cambios climáticos… El principio de todo, en suma, es lo que se muestra en esta ruta del Parque de la Vida, que, mediante recreaciones o elementos auténticos, como lavas volcánicas submarinas y fósiles, permite al visitante trasladarse fácilmente a aquellos remotos tiempos en los que todavía faltaba mucho para la aparición de la especie humana.

Dos espacios que pretenden crear conciencia respecto del abuso en el consumo energético y la degradación ecológica del entorno intengran el área del Consumo sostenible. Aquí se encuentra una exposición de elementos domésticos, donde se recuerdan también datos como que a sólo 400 millas de la costa española se sitúa uno de los cementerios radiactivos más grandes del mundo, o la inmensa isla de basura (1.400.000 km2) que se ha ido formado a base de desechos en el centro del Pacífico norte.

La Senda biológica recorre la vida desde hace 3.800 millones de años hasta nuestros días, empezando por la formación de la atmósfera, pasando por la aparición de las primeras formas de vida y culminando con la representación del ADN, y donde el visitante conocerá datos tan sorprendentes como que comparte el 99 % de sus genes con el ratón o el topo.

Océanos, por su parte, dedica su primera parte a la recreación de la tradicional caza de la ballena en el Cantábrico. Además, en esta área se sitúa otra exposición dedicada al conocimento de los variados cetáceos que habitan las costas españolas.

En cuanto al área de Investigación espacial, el Parque de la Vida expone en sus terrenos materiales de la NASA y de la Agencia Espacial Europea (ESA), que pronto serán más gracias a un nuevo convenio firmado recientemente con el Consorcio Airbus. Y Abismos muestra cefalópodos y las extrañas especies marinas que habitan fondos abisales de situados a miles de metros de profundidad.

Dentro de sus funciones educativas, el Parque de la Vida ofrece también talleres y actividades relacionadas con las áreas que lo conforman. En este sentido, y con el fin de concienciar a la sociedad del respeto a la naturaleza en todas sus manifestaciones, ofrece al público la posibilidad de tomar contacto con serpientes y otros animales. «Esta actividad nos resta visitas –comenta Laria–, porque hay gente que, al saber que hay serpientes, no viene. Pero no importa, aquí abogamos por el respeto a la naturaleza y también ayudamos a que mucha gente supere el miedo a ese tipo de fauna».

Calamares gigantes. La mayor colección del mundo y una polémica
Hablar a nivel mundial de calamares gigantes es hablar de Luarca / Ḷḷuarca (Valdés), donde se encuentra la mayor colección del planeta de estos ejemplares (dos de ellos están cedidos a una exposición permanente en Washington, EE UU). En la actualidad, estos espectaculares miembros de la fauna marina se exponen circunstancialmente en el Parque de la Vida, puesto que el museo donde se encontraban con anterioridad, situado en la zona portuaria de la propia villa marinera, fue destruido por la mar embravecida hasta en tres ocasiones (el año próximo, si todo sale como se ha previsto, comenzará la construcción de un nuevo edificio en otra zona de la población a salvo de los embates del Cantábrico, según informa Luis Laria*). Hoy Cepesma cuenta con once calamares gigantes, alguno de ellos, como los dos Architeuthis dux que se ven en la foto que abre este reportaje, con una talla de casi diez metros y cercanos a los 140 kilos de peso.

* El empeño de las autoridades municipales (PSOE) en ubicar en la zona portuaria el Museo del Calamar Gigante y su repetida destrucción por los temporales del Cantábrico ha provocado un hondo malestar en una parte importante de la población de Luarca y de Valdés, su concejo, que reclama desde hace tiempo una solución rápida y eficaz para una iniciativa única en su género y, por lo tanto, de importancia capital para la promoción internacional de la villa marinera y su entorno. Este mismo sábado, 26 de agosto de 2017, al mediodía, la plaza de Alfonso X el Sabio de la población, donde se levanta el ayuntamiento, será escenario de una concentración popular “por una ubicación digna y de consenso para el Museo del Calamar Gigante”, que Celestino Suárez de Ron, presidente de la asociación ciudadana + Luarca Valdés ha explicado recientemente en la emisora Onda Cero Luarca (minutos 41.45 a 53.30).

  • Parque de la Vida. La Mata, s/n. Luarca / Ḷḷuarca (Valdés, Asturias).
    Teléfonos 660 660 400 y 689 570 708. Visitas guiadas y libres.

 

Antonio M. Sánchez

Redactor de URBAN.
Licenciado en Geografía e Historia.
Máster en Comunicación y Periodismo.
En “Levante-EMV” desde 1984.
Ex-jefe de edición de “La Cartelera”.


Te puede interesar...