Dónde come la farándula

· 22 de agosto, 2017

Fotografía: María Díaz


Unos cien euros. Es la dieta diaria que los actores españoles tienen para dormir, comer y cenar cuando están de bolos. No hay otra que agudizar el olfato, así que nadie mejor que ellos para saber dónde matar el hambre (y la sed) a plena satisfacción y al mejor precio en cada rincón de España, por insospechado que este sea. Un secreto que revelan en La Guía Gastrocómica, ideada y editada por María Díaz (en la foto).

“La idea la doy, pero el nombre que no me lo gasten, que ya está reservado”. Lo dice Sofía Loren… ¡Uy!, perdón, lo dice María Díaz, que es una periodista que reserva mesa en los restaurantes de España a nombre de Sofía Loren. “Absolutamente cierto –confirma–. Y la gente se enrolla muy muy bien. Bueno, hay muchos jóvenes que no saben quién es Sofía Loren; toman nota y ya está… Pero los demás se enrollan mucho. –¡Qué alegría! –exclaman a veces cuando se lo digo. –¿Qué alegría? ¡El disgusto que te vas a llevar! –contesto yo–. Sí, Sofía Loren… Ya de pequeña me decían que me parecía a ella, y yo era rubia…“.

Autopresentación de María Díaz: “Soy una donostiarra nacida en Málaga, criada en Salamanca, que lleva la mayor parte de su larga vida viviendo en Madrid, aunque todo el mundo cree que soy de Bilbao. En definitiva, y afortunadamente, una desarraigada que ha tenido la suerte de poder sacar partido a una vida nómada. Una aprende que cada rincón tiene un valor, y cada manera de ser, un sentido. Mi madre era una cocinera fantástica y mi padre un exquisito de la buena mesa, así que he tenido la fortuna de educar mi paladar desde mi más tierna infancia”.

La confesión va un poco más allá, pero si añadimos que María Díaz es la jefa de prensa de un gran número de espectáculos y festivales teatrales, ya tenemos suficiente para explicar el porqué de La Guía Gastrocómica que nos ocupa. (Gastrocómica, ojo al dato: con ce.) Claro, que tampoco tenemos por qué complicarnos la existencia si basta con recurrir a la propia portada del libro: La Guía Gastrocómica. Donde comen los actores y actrices en sus giras por España. Actores y actrices. También ahora se entiende bien esa ce de gastrocómica, ¿verdad? Ce de cómicos. No humoristas, cómicos de la legua, esa gente de va de acá para allá con el arte de Talía y su propia hambre (y sed) a cuestas.

Resumiendo, que es gerundio: La Guía Gastrocómica es eso, una guía gastronómica (ahora sí, con ene) sui géneris, en la que bastantes más de cien cómicos y cómicas de España (“más una dramática, que soy yo”, puntualiza Díaz) recomiendan sus lugares favoritos para llenar la andorga cuando el trabajo les lleva por esos mundos de… por esos mundos: tabernas, cafeterías, gasolineras, bares de carretera… y hasta algún restaurante con estrella Michelin.

Como fuera de casa, en ningún sitio. Esta cita del recordado Antonio Gamero encabeza la Gastrocómica. Divertida frase, cierto, pero también reveladora de que los cómicos españoles saben muy bien de lo que hablan cuando recomiendan este o aquel local. Para empezar, nos alecciona María Díaz, todos ellos reivindican fuertemente tres cosas: la cocina casera, el cariño con el que se les trata (pasan mucho tiempo fuera de casa) y el que, para cenar, les reciban, y les reciban con cariño, a horas más altas de lo habitual, puesto que salen tarde de su trabajo en el teatro. Por cierto, que este último punto es especialmente interesante, porque, si nos fijamos bien, con estas recomendaciones actores y actrices también le están dando pistas al público. Si vienes a vernos al teatro y luego vas a cenar a tal sitio, seguramente te encontrarás con nosotros, parecen decir. María Díaz asegura además que a ellos, generosos que son, no les molestará nunca ese encuentro: “Javier Gutiérrez recomienda un sitio en Madrid con tres mesas. Y yo le digo: –Oye, Javi, que si descubres ese sitio, después no vas a poder… –Me da lo mismo –me contesta–: si lo vamos a contar, lo contamos todo–. Se lo dan todo al público en el escenario, y ahora también se lo dan fuera”, apostilla la periodista.

Jóvenes y no tan jóvenes; con los mismos sencillos gustos que el común de los mortales, o especialmente sibaritas; desprendidos y ahorradores… A tal variedad de cómicos, igual diversidad de recomendaciones. “Lo normal es que los actores tengan unos cien euros diarios de dieta para pagarse cama, comida y cena –explica María Loren…–, con lo cual todos ellos, que además son muy inteligentes, desarrollan un olfato bárbaro para descubrir locales. Los hay muy apañaos con la economía, que se gastan esa dieta de cuatro días en uno, y, al revés, los que se gastan la dieta de un día en cuatro y todavía les sobra dinero para volver a casa, así que en la guía hay quien recomienda locales donde comer a la carta por ocho euros, o quien recomienda uno con estrella Michelin”.

La Guía Gastrocómica es un compendio de recursos y de anécdotas divertidas. En cuanto a lo primero, la propia María Díaz lo tiene bien claro: “Pepón Nieto me dijo un día que tenía que haberla editado con tapa dura, pero yo le dije que no. Yo la tengo gastada, marcada, doblada… Incluso me he inventado una palabra: disfrutilizar. Porque esta es una guía para disfrutilizarla, o sea, para llevarla en el coche y consultarla, que es lo que ya hacen también los cómicos y la gente que la compra”.

La Guía Gastrocómica también es interesante y divertida. Los cómicos que recomiendan locales lo explican todo de su puño y letra, de manera que, en realidad, han vertido ahí su propia personalidad. Y cuentan cómo dieron el lugar, qué les llama la atención de él… Hay locales increíbles. “Nancho Novo recomienda uno en Tacoronte (Tenerife) –recuerda María Díaz– que está prácticamente en el desierto, en una garita de obra construida para comer los trabajadores. Al terminar la construcción, el señor que llevaba la garita (creo que se llama Manolo) se quedó y sirve sobre las bovinas de madera abandonadas. La garita está debajo de un cartel que también se quedó allí: Construcciones Marrero. No tiene calle, no tiene teléfono… Solo se llega con las indicaciones que da Nancho Novo en la guía. Y él asegura que cada vez que va allí a comer sale llorando. ¡Bueno!, y Lola Herrera y Javier Veiga recomiendan un sitio de carretera ¡en el que no admiten autobuses…, imagínate! Dicen que está limpísimo…».

La Guía Gastrocómica, que ahora se puede conseguir tanto en papel como en edición digital, también tendrá en el próximo mes de septiembre su propia web, nos anuncia su creadora. “Se podrá encontrar como guiacastrocomica.com y guiagastrocomica.es, y esto permitirá que unos cómicos incorporen sus puntos de vista sobre las recomendaciones de otros, también se incluirán locales que no salieron en la edición impresa, incorporará nuevos sitios y actores…, y además hablará de teatro, de las giras… Será una guía mucho más completa y viva”.

Antonio M. Sánchez

Redactor de URBAN. Licenciado en Geografía e Historia. Máster en Comunicación y Periodismo. En "Levante-EMV" desde 1984. Ex-jefe de edición de "La Cartelera".


Te puede interesar...