Patrícia Pardo: “Yo creo en mi talento”

· 24 de abril, 2017

Fotografía: Stella Blasco


Celebra veinte años de profesión y diez de la compañía que lleva su nombre. La artista valenciana, que no ha dejado de cosechar éxitos en el conjunto del Estado español y en el extranjero, se sube por primera vez al teatro Rialto, con uno de sus grandes éxitos, la obra El fandango de Marx. Le acompaña la Banda Sinfónica de Alaquàs.

Patrícia Pardo habla en primera persona, para los lectores de URBAN, de ese ya largo viaje profesional de dos décadas: «Hace ya unos cuantos años que, junto con Lluna Albert [entre ambas fundaron la compañía Nas Teatre], empecé con la técnica clown, que es mi verdadera pasión [Lluna Albert reside ahora en Barcelona, donde gestiona Pell de Raïm, una empresa de ropa sostenible y ajena a los procesos de explotación de la mano de obra]. Lluna y yo empezamos, con esa imprudencia e ilusión de la juventud, a subirnos al escenario con la técnica clown, que ha sido mi revelación escénica y con la que me identifico al cien por cien. Con el transcurso de los años, además, he ido dejando atrás una plasticidad digamos que más comercial, para adentrarme en la investigación de lo contemporáneo, pero sin olvidarme nunca de la conexión con el público, que para mí es fundamental. De modo que en mi evolución de estos años está la creación de una compañía donde desarrollo lo circense, lo teatral, y además combinándolo con colaboraciones con otras compañías como dramaturga y como directora».

EL CLOWN
«Descubro la técnica clown a través de Sergi Claramunt, con el que luego he colaborado y que, precisamente, nos hace la dirección de clowns en El fangango de Marx. Después de estar en la Escola Municipal de Teatre de Aldaia, hago un primer curso con Sergi Claramunt y ahí siento que eso es lo que sé hacer. Porque yo no soy actriz, no me siento capaz de interpretar un texto tal y como lo hace una actriz. Me identifico más con el clown, con el clown circense, con el clown gestual, con la no-cuarta pared. Luego, lo que pasa es que, como también tengo una tradición teatral, pues digamos que aúno estas dos vertientes, que para mí son importantes: la relación con acróbatas, con equilibristas, con dramaturgos, con actores… Eso me ha dado ese lenguaje híbrido que para mí es tan interesante».

NUEVOS AIRES
En este ya largo camino recorrido hasta ahora hemos intentado no quedarnos en el contexto valenciano, que además ha generado tantas frustraciones, sino abrirnos al resto de Estado y mucho más allá: Latinoamérica, Europa, Australia… Todo con mucho esfuerzo, desde luego, pero un esfuerzo gratificante y necesario para no tener la sensación de que el juicio valenciano era el único que nos correspondía, sino que había otros, en lo que se refiere a espectadores y programadores que también cuenta. Porque nosotros creemos en nuestro talento. Yo creo en mi talento, y no es falsa modestia».

LOS HITOS
«Si tuviera que señalar algunos hitos en esta trayectoria, hablaría de Nas Teatre y Amors impossibles. Luego, ya con nuestra compañía, Comissura, que se estrenó en 2010 y todavía sigue en gira, y que es la obra que representa la voz que tengo actualmente. A nivel de escritura, el hecho de trabajar como dramaturga junto con otros compañeros en Zero responsables me dio la satisfacción de un trabajo que no solamente tenía un evidente valor escénico, sino la de contribuir con aquella causa y la experiencia de otra manera de enfrentarnos a la escena.

ACTIVIDADES PARA DOS ANIVERSARIOS
«La representación ahora de El fandango de Marx es una celebración de estos aniversarios, que continuará en septiembre con una retrospectiva de las tres obras que tenemos en gira: Comissura, El fandango de Marx y Cul Kombat, que es la que ahora está teniendo más repercusión. Además, haremos también una obra en la que diferentes actores y directores interpretarán escenas de mis trabajos como dramaturga. También tenemos prevista la publicación de un libro donde se recoja la obra escrita, y donde también vamos a plasmar algo que no se suele dar, como es la escritura de las obras circenses por medio de dibujos, porque son obras más visuales».

“EL FANDANGO DE MARX”
«Lo inmediato, El fandango de Marx, que ahora se verá en el Rialto, es una obra que recoge muy bien esa hibridez de la que hablaba antes, porque tiene circo, tiene teatro y tiene música en directo. En esta ocasión, además, la música será ejecutada por la Banda Sinfónica de Alaquàs, con lo cual habrá una reinterpretación de la música tradicional valenciana, que nosotros, a su vez, reinterpretamos con la contemporaneidad de la escena. En cuanto a nivel temático, yo creo que es una obra que tiene suquet. Intentamos hablar de cómo vemos el asunto de las migraciones a través de la mirada de los padres de los años ochenta y noventa del mundo obrero, del extrarradio, que por aquel entonces sí que creían en un horizonte de igualdad, mientras que ahora parece que ven con recelo el que otras personas vengan buscando una vida mejor. Es, a la vez, un homenaje y un reproche a nuestros padres. Por otro lado, creo que esta obra ofrece una oportunidad muy especial para unir públicos que quizá muchas veces no se mezclan demasiado, como son el público del teatro y el de las bandas».

MIRANDO HACIA ATRÁS SIN IRA
«Mirando hacia atrás, hacia estos veinte años de trayectoria, diría que el principal problema del sector artístico en el que me muevo es que no se ha dado suficiente cabida a la diversidad. Como tampoco se le está dando ahora, con los nuevos gobernantes en las instituciones. Aquí seguimos sin tener una Conselleria de Cultura, cosa que sí hubo, por ejemplo, en Cataluña cuando subió al poder el tripartito. Nos seguimos sintiendo desatendidos porque no vemos que haya suficiente sensibilidad para con nosotros. Hay buenas intenciones, sí, pero yo creo que no hay un cambio radical, de raíz, porque tienen miedo a equivocarse. Ese miedo hace que el asesoramiento que tienen los políticos sea excesivamente conservador».

Antonio M. Sánchez

Redactor de URBAN. Licenciado en Geografía e Historia. Máster en Comunicación y Periodismo. En "Levante-EMV" desde 1984. Ex-jefe de edición de "La Cartelera".


Te puede interesar...