Urban · Moda

Interior Gainsbourg

· 27 de marzo, 2018

Fotografía: Tony Frank


Texto: Carles Gámez

Una dirección, 5 bis rue de Verneuil. Desde finales de los años sesenta hasta su muerte en 1991, Serge Gainsbourg vivirá en esta calle, una casa situada en uno de los distritos más distinguidos de Paris y hoy lugar de culto. Heredada por su hija Charlotte Gainsbourg, la residencia se ha convertido desde la desaparición de Gainsbourg en lugar de peregrinación para los fans y admiradores del autor de Jet’aime moi non plus que han transformado los muros exteriores de la casa con toda clase de dedicatorias plásticas. El fotógrafo Tony Frank fue uno de los privilegiados en poder acceder a la intimidad del músico y compositor,fotografiándolo a lo largo de veinte años. Una buena parte de estas fotografías que recogen al artista en su estudio de trabajo, en la cocina o en su abigarrado salón familiar se pueden ver en la exposición Serge Gainsbourg, 5 bis rue de Verneuil, que presenta la Galerie de l’Instant de Paris, que anteriormente ya le había dedicado otras exposiciones. A las fotografías de la época, el autor ha sumado imágenes actuales de la casa, fotografiando de nuevo los espacios de la casa en la que en su momento vivió con el músico, dando como resultado una mezcla de presente y pasado señalado por la ausencia y a su vez, la presencia de Gainsbourg.

Cuando la actriz Jane Birkin, recién escapada del tumultuoso Londres de los sesenta, pasó a ser la compañera sentimental de Serge Gainsbourg, la casa de la Rue Verneuil se convirtió en el domicilio de la pareja. Birkin,años después, recordaba el impacto que le produjo entrar por primera vez a la casa abrumada por las fotografías gigantes de la estrella Brigitte Bardot que presidían el salón.

Bardot y Gainsbourg habían vivido un encendido y corto romance durante la grabación del especial televisivo que la estrella había realizado en las navidades de 1967 con la colaboración de Gainsbourg. Es en esta casa donde Jane Birkin vive los tumultuosos años que siguen al éxito y escándalo de la grabación Je t’aime moi non plus. Birkin y Gainsbourg se convierten en la pareja de moda del espectáculo galo. Sus apariciones en los locales de moda de la noche de París nunca pasan desapercibidas para los fotógrafos que hacen guardia. La belleza juvenil de Jane Birkin y el estilo dandi de Gainsbourg acaparan todos los flashes y miradas. Gainsbourg convierte a Birkin en su musa transformándola en protagonista de una de sus obras musicales más singulares,Histoire de Melody Nelson(1971) con el fantasma del mito Lolita planeando sobre todo el álbum. La residencia de la calle Verneuil al bergará durante unos años a todo el clan Gainsbourg, Serge, Jane Birkin, Kate Barry, la hija de la actriz, nacida de su matrimonio con el compositor John Barry y la pequeña Charlotte nacida en 1971.

Después de una década, siempre expuestos al ojo público, la pareja Gainsbourg-Birkin se rompe. La actriz abandona el domicilio familiar con sus dos hijas cansada del alcoholismo y los excesos del músico. La «petite anglaise» como la llama cariñosamente el público francés huye precipitadamente del hogar, del que ha sido su pigmalión, el hombre con el que ha compartido
tantas noches y días sin fin. En una casa, ahora vacía, sin aquellas risas y gritos infantiles, Serge Gainsbourg parece tocar fondo. El lado más provocador del músico se exhibe en platós y programas televisivos. En su auxi- lio llegará una nueva relación sentimental, Bambou, una modelo con la que vive sus últimos años y volverá a ser padre con el nacimiento de Lulu Gainsbourg, que como los otros miembros de la familia seguirá los ca- minos artísticos y musicales en el futuro. Con la muerte del músico en 1991 Jane Birkin se convierte en el ima- ginario colectivo en «la viuda de Serge». De concierto en concierto y desde hace años lleva sus canciones por todos los teatros y auditorios del mundo. Las canciones que nacieron en noches de pasión, instantes de belleza y dolor el número 5 de la Rue de Verneuil.

Temas:


Te puede interesar...