La manada duerme

· 29 de octubre, 2017

Fotografía: José Luis Abad


Chsss!, silencio, la manada duerme… Duerme tranquila, en paz, respirando al compás. Duerme en grupo, casi apiñada. Sobre el suelo, en contacto con la tierra, alrededor del árbol. El árbol es un árbol sagrado, el árbol de la vida, y está hecho de cartón blanco. Se yergue en el centro de lo que fue el refectorio del antiguo convento del Carmen, un lugar con historia, un espacio de arte. Lo ha plantado allí Espacio Ideo, lo mismo que unas plantillas gigantes que delimitan los espacios homeless para dormir. Para medio centenar de personas. Los miembros de la manada. Yo soy una de ellos.
Es la noche del 20 de octubre. Isbel Messeguer, profesora de la EASD y agitadora cultural, nos ha convocado a las puertas del Centre del Carme con el siguiente equipaje: colchoneta, manta, cojín, cepillo de dientes, taza, libro, móvil, tablet, zapatillas, mente abierta, ganas e ilusión. La Manada Duerme es una performance, en el marco de Intramurs 2017, es arte de acción, un happening social, una maravillosa chaladura -otra más, por suerte- de Isbel. Cosas creativas que pasan en València mientras la ciudad descansa. La Manada duerme habla de lo primitivo, de cuando se vivía en grupo y se pasaba la noche junto a los otros en las cuevas: El grupo ofrece protección frente a los peligros externos. Pero también habla del presente, las redes sociales, y la vida en directo, la vida en el móvil, porque los durmientes muestran al mundo el acto íntimo del sueño que están compartiendo con desconocidos. La Manada duerme es, fue, todo eso: compartir, divertirse, reality, hastag, una quedada para dormir, recuperar antiguos placeres, la cercanía y el tacto, la privacidad pública, los ritos en torno al sueño y la intimidad del propio sueño, en ese justo instante -esa fina línea- en que la consciencia se desvanece y aflora el inconsciente.
Todo eso lo cuenta Isbel Messeguer, así de bonito, y la manada la cree, porque la manada cree en Isbel. Y porque antes en el claustro renacentista a la luz de la luna se toma leche caliente con bollos, y La Vespa Roja juega a vestir a la manada, se cuentan cuentos o Tati dirige una emotiva clase de yoga. Hasta que Isbel dice Chsss, a dormir, alguien baja las luces y las piedras de los muros extrañamente arropan a los durmientes. Y la manada duerme.

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...