Andrea Villalonga: «Trabajando la forma se arregla el fondo»

· 19 de junio, 2018

Fotografía: paco navarro


Profesora de Ot 2017 y experta en imagen y comunicación, Andrea Vilallonga presenta #mMírate, un método con el que busca ayudar a mejorar la imagen, renovar la actitud y trabajar la expresión.

 

¿Pero no habíamos quedado que lo importante es el fondo y no la forma?
Eso es lo que nos han hecho creer y no está mal. Llevo muchos años dedicándome a la forma y me he dado cuenta de que trabajando la forma también se arregla el fondo. Es bidireccional.

El método #Mírate está basado en la idea de amarse a uno mismo.¡Pero si ya no tenemos tiempo ni de eso!
No tenemos tiempo es la mayor excusa que decimos cuando no nos apetece hacer el esfuerzo o el sacrificio para conseguir algo. Queremos que las cosas nos caigan del cielo y del cielo solo cae la lluvia. Queremos conseguir las cosas sin que nos cueste demasiado esfuerzo y ese es el gran problema.

La conclusión es, como nos decían nuestras madres, que hay que aprender a sacarse partido.
¡Toda la vida!. Y hay que sacarse partido no solo en cuanto a belleza sino también por la voz, por la expresión, por la energía y por un montón de pequeños detalles que son los que acaban de hacerte.

¿Influencias o manipulas?
Influencio. Lo que hago es montar una estrategia para que los otros hagan lo que quiero que hagan, pero a mí lo que me gusta es que los otros me sorprendan haciendo otras cosas que vayan en la misma dirección que las mías.

¿Con una sonrisa todo es más fácil?
Sí, yo sonrío mucho porque me hace sentir mejor y si encima puedo provocar la sonrisa de los demás todo es más fácil. Con una sonrisa el mensaje pasa de manera diferente.

¿Los chicos de OT eran receptivos?
Te cuento una anécdota, un día, uno mandó a la mierda a otro y éste le dijo, ‘si es con esa sonrisa me puedes mandar donde quieras’. Y sí, me hacen caso a veces, pero es que yo no tengo la razón absoluta. Lo que yo les digo cada uno lo coge como quiere.

Te voy a recordar algunas de las frases de tu libro y las desarrollas: «El empoderamiento empieza por el espejo»
Si tú no eres consciente de lo que ven los demás cuando te ven, es muy difícil que consigas mejorar tu comunicación. Lo primero que se ve es lo que hay por fuera y hay que trabajar, eso para que represente exactamente lo que tu eres. Un ejemplo: si yo te quiero regalar un anillo de diamantes y te lo envuelvo en un papel de periódico y te lo tiro encima de la mesa, posiblemente creerás que el diamante no es bueno; si este mismo diamante te lo envuelvo en una caja maravillosa y te lo entrego durante una cena con música de fondo, ¿vas a poner en duda su veracidad? Pues ahí se demuestra la importancia del envoltorio.

«Deja de verte… ¡Mírate!»
El espejo nos sirve para ver si está todo bien colocado pero no para identificar aquellas partes de nuestro cuerpo que nos gustan porque normalmente solo vemos lo que no nos gusta. ¡Pues hay que quedarse con lo demás!

«La aceptación lleva a la liberación»
Una vez que se acepta lo bueno y lo malo, nadie puede atacar tu autoestima. ¿Que te dicen que tienes barriga? pues dices que te gusta.

«Si te quejas… te estancas; si agradeces… avanzas»
Es la definición de lo que es una persona positiva o negativa. La persona positiva es la que busca soluciones y la negativa la que se queja y busca culpables. !No te quejes, busca la solución, sal de ahí!

«No te culpes, responsabilízate y actúa»
Las cosas no caen del cielo. Hay que preguntarse qué te hace feliz, ¿tomarte un café? pues siente que al tomártelo te cambia la energía.

«La felicidad no se busca, se vive»
La felicidad no es dar la vuelta al mundo y sí disfrutar de los micromomentos. Que un día aparcas a la primera, pues celébralo.

«La distancia entre los sueños y la realidad se llama disciplina»
Es un poco la definición del complejo de Claudia Schiffer de que los sueños no caen del cielo y hay que currárselos a base de disciplina.

 

llevo en el bolsillo…
En los bolsillos nunca llevo nada porque si no la cadera se ve más ancha. Y en el bolso llevo el monedero, el móvil, mi perfume, un bolígrafo y dos multas que tengo que pagar.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...