Miguel Bosé: «Amo mi profesión por encima de todas las cosas»

· 3 de junio, 2016

Reaparece en Valencia. Miguel Bosé actúa en el Palau de Les Arts, «donde me han contratado», concreta, para iniciar la minigira con la que cerrará su exitoso AmaTour. En julio y agosto, de momento, solo ofrecerá cuatro conciertos (Valencia, Águilas, Pineda del Mar y Las Palmas de Gran Canaria), por lo que el recital de Valencia adquiere aún más importancia.

Si hace un año el hijo del torero Luis Miguel Dominguín y de la actriz italiana Lucia Bosé arrasaba en la Plaza de Toros, ahora el reto se traslada al escenario de la sala Principal del Palau, donde solo Joan Manuel Serrat ha tenido el privilegio de actuar. En un espacio diferente, tanto por capacidad como por sonoridad, el cantante interpretará las canciones de su último álbum, Amo, aderezadas con alguno de sus grandes éxitos como Nena, Amante Bandido o Morena Mía. El recital, en palabras del cantante, será un canto «a la alegría y al optimismo, de las posibilidades de resurgir, de reinventarse implicándose en el universo que nos contiene». «Quiero que el público sea testigo de todo lo que me ha interesado en la vida, desde mi niñez hasta el día de hoy. En el show se mostrarán elementos de aritmética, astronomía, biología marina, mundo animal, vegetal, literatura y mucho más. Todo lo que habrá es una belleza, pura informática, robótica y con un escenario que se va a transformar todo el tiempo», explica.

Miguel Bosé, tras un año en el que ha vuelto a llenar estadios y plazas en Estados Unidos y Latinoamérica, aterriza en Valencia tras grabar en los estudios Azteca Digital de Ciudad de México su MTV Unplugged que será estrenado por MTV Latinoamérica en septiembre. En la grabación, Bosé actúa junto a Pablo Alborán, Juanes, Sasha Sokol, Natalia Lafourcade, Marco Antonio Solís, Ximena Sariñana, Alex González y Sergio Vallín de Maná, Benny Ibarra y Fonseca. «Todo el mundo me preguntaba para cuándo iba a hacer mi MTV Unplugged, pero uno tiene que ser mayor de edad para realizarlo. Yo era menor», apunta.
¿Cómo logra, tantos años después, que sus conciertos despierten tanta expectación y que sus seguidores sean tan fieles?

Mis conciertos, ante todo, son espectáculos. La gente lo sabe y cree que cuando va a un concierto de Bosé tiene garantizado un gran show.

¿Se sigue poniendo nervioso antes de un concierto?

Siempre, cada día más y espero que esa sensación no desaparezca nunca, eso significa que me importa lo que hago.

¿Espacia los conciertos porque ya no necesita de la adrenalina del directo o porque ahora antepone otras cosas?

Porque no hay trabajo en España.

La edad, en todos los ámbitos de la vida, hace disfrutar más del día a día. Si esto lo ceñimos a su trabajo, ¿disfruta más componiendo, cantando o actuando?, ¿siente, en plena madurez, algo diferente en los sus conciertos?

Los conciertos siempre los he disfrutado. Quizás ahora más por la experiencia que he ido acumulando.

Hace un año actuó en la plaza de toros y ahora cambia de escenario y canta en Les Arts. ¿Qué concierto prepara para el próximo jueves (día 14, a las 22 horas)?

No elijo Les Arts, me han contratado para hacer Les Arts. El espectáculo es una versión actualizada de «Amor Tour».

¿Qué siente cuando sobre el escenario mira al foso, o a la platea, y comprueba que el público se sabe de “pe a pa” todas sus canciones y enloquece al cantar canciones de hace treinta años?

Me siento un privilegiado, porque esto quiere decir que todo lo que yo les he propuesto en el tiempo lo han hecho suyo.

Su público tiene una horquilla de edad muy amplia. ¿Siente la responsabilidad de poder colmar las expectativas de cada uno de ellos o la música es tan universal que lo unifica todo?

Eso último.

Sus canciones forman parte de la biografía de mucha gente pero ¿qué canciones forman parte de su biografía?

Todas.

¿A quién escucha un día normal Miguel Bosé?

A gente que me pueda dar buenos consejos.

¿Con qué canción de su discografía se sigue emocionando?

Esa es una pregunta que tenéis que dejar de hacernos. Todas y cada una son parte de nosotros.

¿En alguna ocasión ha tenido la tentación de mandar al garete su carrera?

Varias veces. En el pasado eran los lunes y los jueves, luego pasaron a ser los miércoles y los sábados, luego todos los días y ahora amo mi profesión por encima de todas las cosas.

Usted que defiende tanto su privacidad, ¿qué daría por convertirse un día en invisible?

Nada, me gusta ser una persona visible. No tendría sentido hacer la profesión que hago siendo invisible. La gente quiere verme.

¿Qué opina del momento actual de la música española?

A nivel artístico es un momento muy poderoso, pero a a nivel discográfico hay una tremenda falta de audacia.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...