Javier Gurruchaga: «Satanás tiene nombre y apellido: Donald Trump»

· 21 de junio, 2017

Fotografía: ©Lafotogràfica


Ni tiene pelos en la lengua ni le tiene miedo a nadie. Con cuatro décadas de éxitos a su espalda, Javier Gurruchaga critica con dureza al presidente de los EE UU mientras se enternece al anunciar que en septiembre estrenará el musical Merlín, la leyenda.

 

  • Vive de gira permanentemente. La música, el teatro, el cine, el doblaje, la televisión… el trabajo. Es lo que tiene ser un artista multidisciplinar. Javier Gurruchaga es «un hombre de mundo» muy preocupado «por todo lo que está pasando». Confiesa que cada vez que lee la prensa en su smartphone «se asusta» porque cada mala noticia supera a la anterior. Mientras con la Orquesta Mondragón presenta Anda suelto Satanás se prepara para estrenar en septiembre, en el Teatro Chapí de Villena, el musical Merlín, la leyenda.

Cuando le puso el nombre a su último álbum, Anda suelto Satanás, ¿en quién pensó?
Satanás tiene nombre y apellidos y es Donald Trump. Últimamente están surgiendo muchos satanases, aunque algunos son más simpáticos que otros. [suspira] Hay demasiados satanases y luciferes. [silencio] Cada día surge una noticia que da más miedo que la anterior. Hay cosas, como lo último que ha ocurrido en Londres, que es terrible y también lo es, por ejemplo, ver cómo ha reaccionado Trump demostrando un racismo y un odio espantoso.

¿Percibe que nos dirigimos, o nos dirigen, al abismo?
Sí, creo que a nivel global estamos en un abismo terrible. Aquí [atiende a la entrevista desde México] la violencia acampa a sus anchas y pasan cosas desconcertantes.

En su canción Que viene Trump se revelaba como un visionario. Acertó en la letra.
Me ratifico en todo lo que escribí en su día. Es una expresión, como la de que ‘Que viene el coco’ pero… ¡y cómo ha venido!. Trump es un personaje que nos está frustrando con sus políticas. Con él se está dando un resurgir del racismo, la homofobia, la serofobia. Creo que Trump ya ha dado argumentos suficientes para que lo destituyan.

Parece que le persiguen ciertos personajes. ¿Podríamos decir que todo empezó con Margaret Thatcher?
Thatcher al lado de Trump era…, éste es un personaje caótico, un…

¿No le da miedo meterse tanto con Trump?
Lo considero un niño grande y siento que somos sus juguetes. Creo que no hay que hacerle mucho caso.

En estos momentos ¿qué hay más, censura o autocensura?
A nivel creativo, la autocensura está parando muchas cosas. Muchos trabajos ahora se quedan quietecitos en la cabeza, a veces, hasta nosotros mismos nos estamos haciendo reaccionarios.

Vamos de liberales pero cada día sobre nosotros pesan más ataduras.
Creo que todo parte de la falta de respeto y valores. No me quiero poner abuelito pero es que se están perdiendo muchas cosas. A mí no me sirve de nada tener muchos aparatos como ipad, ipod e iped y estar súper comunicados cuando cada vez hay menos comunicación. Poner ‘voy a llegar en un cuarto de hora’, ‘me he puesto una camisa azul’, ‘estoy llegando’ son frases muy frías y vacias. ¡Macho, queda con esa persona y díselo a la cara!. Creo que tenemos las herramientas para que todo vaya más rápido pero sin comunicación.

En el musical Merlín, la leyenda hará de sabio consejero del rey. ¿Quién cree que aceptaría mejor sus consejos, Juan Carlos I o Felipe VI?
Creo que Felipe VI porque Juan Carlos, por sus últimas actuaciones, lo veo, por no decir otra cosa, más dubitativo en las decisiones .

Y si Felipe VI le llamara, ¿qué le diría?
Descolgaría el teléfono, le saludaría y escucharía. Siempre me ha gustado mucho la historia. Al Rey trataría de conocerlo como una persona más. Le diría de quedar a tomar un café porque no todos los días se tiene la oportunidad de conocer a un Rey. Tampoco es algo que ahora me preocupe mucho.

¿La actualidad le motiva para escribir nuevas canciones?
Hay mucha materia prima. La música es un altavoz y entre hueco y hueco, dejaré de ser el mago Merlín para escribir y cantar.

¿Por qué ha aceptado la propuesta de hacer este musical?
Me gusta hacer teatro. Hice Pluto, de la diosa pobreza, con Magüi Mira y me atrae hacer del mago Merlín. Es un proyecto que me apetece con un equipo de gente, el de Trencadís, que me hace sentir de la familia. Tengo ilusión y muchas ganas de seguir luchando. No hay nada peor que es estar como un jubilado en casa viendo toda la porquería que hay ahora.

¿Qué prefiere: cantar en directo, escribir o actuar?
Me gusta todo pero quizás cantar en directo es lo que más. En el directo la complicidad y empatía con el público es total.

¿Cómo lo hace para que sus canciones no pasen de moda?
No lo sé. Esto es parte del oficio. Ya son cuarenta años y lo llevo con ilusión y con ganas de superarme y mejorar. He hecho de todo pero sé que muchas cosas las he hecho mal. Lo que tengo claro es que no me quiero jubilar y trabajo día a día para mejorar, tener mejores proyectos, elegir mejores canciones y seguir superándome. Sé que el tiempo se acaba pero también que aún tengo pilas.

Lleva cuatro décadas encadenando éxitos pero, ¿qué es el éxito para usted?
El éxito es muy relativo y hay muchos subes y bajas. A veces haces cosas con mucho trabajo y confianza y no funcionan y luego haces otras que, con una tontería, hacen gracia y son un pelotazo. Hay que currar mucho para no perder el favor del público. Este mundo es muy cambiante y hay que perseverar mucho. Esta profesión es imprevisible.

 ¿Qué le da más vértigo, mirar hacia atrás o pensar en el futuro?
Todo, la verdad. Estoy vivo y con ganas de pelear, luchar y seguir intentándolo. Cuando miro atrás, pienso en ‘esto podía haber hecho y esto no’ pero ya no se puede remediar. Vivir es lo más importante y es lo que me obsesiona.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...