Malas

· 29 de junio, 2018

Volumen 126

«…a la Maga le encantaban los líos inverosímiles

en que andaba metida siempre

por causa del fracaso de las leyes de su vida.

Era de las que rompen los puentes

con sólo cruzarlos»

(Rayuela, Julio Cortázar)

 

A la escritora y articulista Charlotte Shane alguien le escupió un día acerca de sus columnas: «Más malos consejos de una mala mujer». Y ella pensó que era una buena idea de un tipo malencarado. Así nació Bad Advice From Bad Women, lecturas ‘inapropiadas’ y feministas que se organizan en librerías de Nueva York y otros lugares del planeta. Yo también me he cansado de ser buena. Ahora quiero ser mala. Mala madre sin complejos, remordimientos ni mala conciencia. Frecuentar malas compañías. Tomar malas decisiones. Dar mal ejemplo.

Mala como las brujas que ardían en la hoguera sin motivo, como Hipatia lapidada por brillar como una estrella, como Helena culpada de provocar guerras cuando todo el mundo sabe quién y por qué provoca las guerras. Desobediente como Eva. Vengativa como Beatrix Kiddo. Una supervillana. Ser Pandora y abrir todas las cajas que me encuentre en el camino. Una amazona. Sarah Connor. Thelma, o Louise. Mirar como Vienna a Johnny Guitar cuando él suplica una mentira. Cerrarle la boca a Sherezade. Romper puentes al cruzarlos. Y quiero ser mala, muy mala, para estar a tu altura, para ser -aún- peor, pero mucho peor, que tú.

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...