La librería

· 10 de noviembre, 2017

Volumen 93

«Las palabras estaban de camino,

y cuando llegaron,

Liesel las sujetó entre las manos

como si fueran nubes

y las escurrió como si estuvieran

empapadas de lluvia.»

(La ladrona de libros, Markus Zusak)

 

Yo amo los libros. De la misma manera que se ama a alguien. Quiero decir que mantengo con ellos una relación emocional. Física también. Los acaricio, los abrazo fuerte, los leo, los paseo, les hablo, les miro, les lloro, duermo con ellos. A unos los acometo con urgencia y a otros despacito, con tacto, o aplazándolos un día tras otro. Los libros son según. A veces les olvido, otras regañamos, en ocasiones rompemos, casi siempre volvemos…

Por eso una librería es una primera cita. Mariposas en el estómago. La habitación desangelada de un hotel. La mesa en la esquina más a resguardo de un restaurante. El asiento trasero de un coche. La luz de la luna. Arañazo y caricia. Un reencuentro años después. La sordidez (también) de un callejón. Un aroma antiguo que vuelve. Una librería es lanzarse a la aventura de unos brazos desconocidos y nuevos. O enroscarse en el hueco de un pecho que es fuego de hogar. Una librería es la puerta abierta de par en par a vivir otras vidas, a soñar otros sueños y amar otros amores. Una librería es volver (siempre) a empezar.

*10 de noviembre, día de las librerías

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...