El poeta

· 9 de junio, 2017

Volumen 71:

«Tú me llamas, amor,/

yo cojo un taxi»

(Luis García Montero)

El poeta, cada mañana, me susurra al oído: quédate cinco minutos más. Me quedo. El mundo se detiene, se desconecta, se reinicia. Sucede así desde hace tiempo; desde siempre, creo. Salgo a la calle y el poeta me sigue. Cojo un taxi y se sienta a mi lado, en silencio. Camino entre ruinas y el poeta me vigila. Salto al vacío y me recoge al vuelo.

Está en todas partes, aunque por momentos no le vea ni le escuche ni le sienta y a menudo su voz se ahogue entre el ruido. Sé que escribe, aunque le nieguen o intenten acabar con él mientras los demás miran hacia otro lado. En los días grises, de repente, hay un destello de sol y yo sé que es cosa del poeta, de la poesía. En los días malos o muy malos, hasta en los nefastos, malditos y negros, en algún lugar y a cada instante nace una flor. Y es poesía.

En ocasiones, muchas, la verdad (demasiadas), me olvido de él. De ella. Les hago a un lado y entonces todo es peor, más feo. A veces (qué absurdo) no encuentro tiempo. O por una rabieta pretendo, ingenua, castigarles. Pero la mayoría de las veces es él, el poeta, más grande, más sabio, mayor que yo, quien me abandona. Y entonces espero, sola, bajo la noche, bajo la lluvia, en el frío. Pero a la mañana siguiente, de nuevo, me susurra al oído. El poeta, cada día, en cinco minutos me salva la vida. Solo que él no lo sabe. Todavía.

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...