Rarezas

· 7 de abril, 2017

Volumen 62:

«There’s a time for us,

Some day a time for us…»

(West Side Story, Leonard Bernstein)

Esta carta iba, va, sobre la diversidad, la variedad, la diferencia. Pero qué mayor rareza que esta mía. Se trataba, se trata, de reivindicar que todos somos distintos, y de algún modo raros, y que nadie, en el fondo, es normal. Que qué diablos es la normalidad y, en todo caso, qué aburrida es.

Las mías, mis rarezas, son mis defectos, mis taras, mis manías, mis imperfecciones. Las que me hacen rara. Las que me hacen yo. Para convivir con ellas -por deformación profesional, supongo- les pongo título. Y así, al dolor, a mi dolor, le llamo el clic. Y a mi lamentable tendencia al error de cálculo, la media hora. Es siempre media hora de más, media hora equivocada, esa media hora que siempre quieres borrar. No es literal, pueden ser treinta, cinco, más, menos minutos; da igual, un instante es tiempo suficiente para un volantazo, un cambio de rumbo, para que te cambie la vida.

Lo mío, ya digo, es no saber cortar a tiempo, me sobra siempre media hora. Doy de más, hago de más o hablo de más. Imagino que, en algún punto del planeta, alguien lo hará de menos. Cuestión de equilibrio cósmico. Y de diversidad. Esta carta, sin ir más lejos, era otra. Media hora más corta. Pero una llamada, no saber colgar a tiempo, lo cambiaron todo. Claro que tal vez, solo tal vez, un día el reloj gire al revés, los días duren 24 horas y media, lo raro sea lo normal y la de novela, la historia de amor verdadera.

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...