El baile

· 31 de marzo, 2017

Volumen 61:

«No dejes de bailar/

mientras suene la música»

(Baila, baila, baila, Haruki Murakami)

Puedes explicarnos qué sentimientos experimentas cuando bailas?, le preguntan a Billy. Y Billy [Billy Elliot] responde «No sé… Me siento muy bien. Al principio estoy agarrotado, pero cuando empiezo a moverme lo olvido todo. Y… es como si desapareciera, y todo mi cuerpo cambiara. Como si tuviera fuego dentro de mí y me veo volando, como un pájaro. Siento como electricidad. Sí, como electricidad».

Los actores, los actores valencianos, terminaron su reivindicativa gala del pasado martes bailando sobre el escenario. A veces esa es la mejor revolución, la mejor respuesta posible, no ser como ellos. Dicen que Sócrates aprendió a bailar a los 70 años convencido de que la perfección estaba en la naturaleza y se llegaba a ella por la danza. Nietzsche solo hubiese creído en un dios que supiese hacerlo. Y si los robots vienen a reemplazarnos al menos sabemos que bailarán como nosotros [Ex Machina].

Hay bailes (y labios) como espadas. Poesía que no se escribe, se mueve. Danza que ver, que sentir, o que beberse a tragos. Bailes dibujados en el aire y bajo la tormenta. El baile del watusi. Bailes a solas y cuerpo a cuerpo. El baile de la vida. Y bailes pendientes que arrastra una pegados a la suela de los zapatos y añaden plomo a las alas. Bailemos. Antes de que se haga tarde. Bailemos.

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...