GENOVESE (o el silencio de un grito en la noche)

· 2 de diciembre, 2017

Genovese (o el silencio de un grito en la noche) es un alegato feminista al acoso invisible que sufre la mujer. Groc Teatre se inspira en la historia real de Catherine Genovese para denunciar la insensibilidad y la apatía de los demás hacia alguien en apuros.

 

Los gritos de Genovese, una aciaga noche de 1967, no los quiso escuchar nadie. En 2017 son miles y miles las mujeres que reclaman auxilio, la gente se compadece de ellas pero nadie actúa. Lástima sí, pero pasividad. Sin comprometerse, y quizás esa sea la respuesta, se vive más cómodo. Groc Teatre vincula las dos situaciones en Genovese (o el silencio de un grito en la noche), su última producción.

Basada en la historia real de Catherine Genovese, la compañía valenciana extrapola la historia al acoso invisible que sufren muchas mujeres hoy en día. Pero ¿quién fue Genovese? Kitty, como la conocían sus allegados, era una joven de 28 años que al regresar a casa del trabajo fue apuñalada hasta la muerte en Queens (Nueva York) mientras 38 ciudadanos miraban desde las ventanas y no hacían nada. Sus gritos de socorro y auxilio sólo fueron recibidos por un residente que fue quien llamó a la policía y a las asistencias. Ningún vecino bajó a la calle a socorrerla. Su martirio de media hora inspiró múltiples líneas en la conocida serie La Ley y el Orden, una canción folk, novelas, un musical y un episodio de Girls. Muchos psicólogos encontraron una forma de vida por el hecho, y el episodio contribuyó a la creación del 911 como una manera de encontrar ayuda. La muerte de Kitty, violada y apuñalada, expuso la evidente apatía social y fue toda una advertencia de cómo la difusión de la responsabilidad causa inacción.


«Genovese es el motor para contar una historia que va más allá del propio hecho. Hoy por hoy, cuando más conectados estamos, más aislados nos sentimos y más egoístas somos. Éste es el punto de partida del proyecto. Lugares comunes, gente común, miedos comunes. El silencio de un grito en la noche en que debe ser escuchado y atendido», apunta el director de la obra Miguel Ferrando. La historia, desvela el también ingeniero, se gestó en el taller de escritura teatral de Xavi Puchades. «Se trataba de un ejercicio. Desarrollé la historia y luego la deformé para adaptarla a la realidad», sostiene el fundador y director de Groc Teatre. Porque el caso de Genovese, por la evidente falta de sensibilidad, traspasó fronteras y se convirtió en un contenido clásico de la psicología social en libros de texto. Lo ocurrido fue bautizado por los especialistas como Efecto espectador ya que, «contrariamente a las expectativas comunes -justifican los doctores John Darley y Bibb Latané– a mayor número de espectadores observando a alguien en peligro, menor es la probabilidad de que alguien asuma la responsabilidad de dar el primer paso para ayudar a esa persona».

«Más de cincuenta años después -incide Miguel Ferrando, autor del texto- la gente habla pero sigue sin hacer nada. Se ignora lo que le ocurre a los demás para no meterse en líos». «Kitty es un símbolo y representa a todas las mujeres que se han sentido de un modo u otro atacadas, humilladas, menospreciadas, ignoradas», remarca Ferrando a quien le gusta «coger historias reales, pequeñas joyas que me inspiran y que gran parte del público desconoce». «Repasando mi dramaturgia, en casi todas las obras parto de hechos reales para darles forma y transformarlos. Creo que es el sello distintivo de Groc Teatre» reflexiona. Amparo Marí es quien da vida a Genovese e Ilion Trebicka a Walter Mosley, el asesino de la joven. Amparo e Ilion son licenciados en la Escuela Superior de Arte Dramático de València en la especialidad de interpretación.

El asesinato de Kitty, a pesar de que ocurrió en 1964, sigue vigente y, en palabras de Ferrando, merece ser contado «porque, desgraciadamente, el machismo sigue siendo una lacra de la sociedad actual. No hablo únicamente de la violencia de género, sino de los micro machismos, de hacer oídos sordos a casos de desigualdad que a diario vemos». Porque Kitty murió hace más de cincuenta años pero podría ser cualquier mujer que directa o indirectamente vive rodeada de violencia física o psicológica.

Hasta el 3 de diciembre y del 7 al 10 de diciembre. 20 horas. Sala Ultramar, València.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...