Fuzzville!!! El punk rock toma el castillo

· 15 de abril, 2018

Fotografía: Detroit Cobras


Texto: Eduardo Guillot

La frase promocional de la web del parque Magic Robin Hood, situado entre Benidorm y Alfaz del Pí, dice: «Vive una aventura en familia». La del festival Fuzzville!!!, que se celebra este año allí por primera vez, es: «Bienvenido al resort del punk rock y el garage». Por unos días, las murallas medievales de pega y las cabañas del bosque de Sherwood no acogerán a niños y mayores en busca de unas vacaciones diferentes, sino a una horda de aficionados al rock más crudo, dispuesta a desmelenarse con el suculento menú de conciertos programado por el festival. En su cuarta edición, y tras peregrinar por diferentes espacios de la zona (las discotecas Ku y KM) y barajar distintas fechas (de septiembre a Semana Santa), el Fuzzville!!! parece haber encontrado por fin su sede definitiva. Y, a priori, es inmejorable. Un entorno como el del medievo se antoja el más adecuado para acoger una propuesta tan específica y, sobre todo, un público que no desentonaría entre torneos a caballo y bacanales. Una tribu que ha encontrado el paraíso en Benidorm, donde también se celebra el Funtastic Dracula Carnival.

 

Una de las peculiaridades del Fuzzville!!! es que está organizado con la estrecha colaboración de numerosos sellos independientes estatales centrados en sonidos afines al festival. Cada uno de ellos aporta alguna banda al cartel y además dispone de un espacio para ofertar su catálogo al público, en una feria discográfica que se ha convertido en punto de referencia para saber lo que sucede en España a nivel underground. Folc Records, Family Spree Recordings, Munster, Sonido Muchacho, No Tomorrow o Rufus Recordings, siempre al margen de los preceptos que marca el indie bendecido por los medios generalistas, son algunos de ellos.

 

Pero no cabe duda de que el plato fuerte del Fuzzville!!! son los conciertos. Y este año han tirado la casa por la ventana. Los cabezas de cartel internacionales combinan veteranía y juventud con criterio y conocimiento de causa. Porque recuperar a New Bomb Turks, una de las mejores bandas de garage-punk de los noventa, es todo un acierto. Los de Cleveland celebran el 25 aniversario de “Destroy Oh Boy!”, uno de los discos emblemáticos de la década. No estarán solos. Detroit Cobras, la turbia banda liderada por Rachel Nagy y Mary Ramírez, es otro de los grandes alicientes de una alineación en la que además destacan los legendarios The Stems, campeones del power pop y el garage australiano, con el incombustible Dom Mariani a la cabeza, y los estadounidenses Downtown Boys, una de las sensaciones punk del momento, que presentarán el reciente “Cost of Living”. Completando la presencia foránea, un King Khan que regresa al Fuzzville!!! secundado por Magnetix y Fredovitch, los italianos The Peawees, los franceses Les Lullies, los neozelandeses The Cavemen, los Jacuzzi Boys de Miami y Los Pepes, donde confluyen músicos de Reino Unido, Japón, Brasil y Polonia.

 

En cuanto a la representación española, tampoco se queda corta, empezando por algunos nombres míticos como los de Sex Museum, Nuevo Catecismo Católico, los resucitados Depressing Claim o Tokyo Sex Destruction. A ellos hay que sumar al trío valenciano Aullido Atómico, Klüte, Los Bengala, Heatwaves, Lie Detectors, Los Chicos, Terrier, Las Jennys de Arroyoculebro, Nestter Donuts, Fogbound, Hey Honcho & The Aftermaths o The Vibrowaves, que acuden como representantes de Sona la Dipu.

 

Un programa vertiginoso, que se inicia el jueves, con la fiesta de bienvenida en la que actuarán Moaning (Los Ángeles) y Travesti Afgano, y se completa con la matinal del sábado, protagonizada por The Fuzillis (Londres), Mutagénicos y Hombre Lobo internacional. Los Dj’s (Mighty Caesar y Diego R.J., entre otros) ponen la guinda a un cartel que es, sin duda, el mejor en la historia del festival.

 

Del 19 al 22 de abril. Magic Robin Hood Resort (Benidorm).

Eduardo Guillot

Periodista cultural


Te puede interesar...