El Kanka: «Se puede cambiar el mundo desde la cotidianidad»

· 22 de marzo, 2018

Fotografía: Diego Berro


Hace fácil lo difícil. Musicaliza la filosofía. El Kanka en El arte de saltar canta sin artificios. El cantante malagueño, al que la ganadora de Operación Triunfo ha puesto en el punto de mira por versionar durante el programa varios de sus temas, reivindica en sus letras que cada uno puede conseguir cualquier cosa que se proponga.

 

  • Confiesa que está feliz por el «bonito momento» que está viviendo aunque siente que «tanto curro» no le deja disfrutar del momento. «Así es la promoción», bromea Juan Gómez. Acaba de salir al mecado su álbum El arte de saltar. A unas semanas de su próximo concierto en València (14 de abril, sala Moon) ya no quedan entradas. El Kanka lo canta, pero ya no dice eso de Lo mal que estoy y lo poco que me quejo.

 

En Youtube se describe como «Alegre hacedor de canciones». ¿Por qué esta definición?
Te prometo que eso lo escribí puede hacer siete o diez años y no sé en qué estaría pensando entonces… pero bueno, creo que soy alegre y además hago canciones por lo que no es algo que se aleje de la realidad. Se me ha tildado de que, pese a que soy cantautor, estoy lejos de la imagen del que se recrea en la melancolía. A mí me han puesto el estigma de lo contrario, de que soy constructivo y de que me gusta ponerle alegría a las letras de mis canciones. Pero sí, creo que lo de alegre hacedor de canciones me define.

Siguiendo con los porqués, ¿por qué El arte de saltar?
Nos costó mucho dar con el título. El disco es super heterogéneo porque cada canción es de un padre y una madre y son super distintas tanto en temática como en rítmica. Sí que creo que tengo varias canciones que están en una línea motivacional como Sí que puedes y Tienes que saltar, que habla de enfrentarse a la vida y de que en ella te enfrentas con muchos momentos de cambio, crisis, problemas, etcétera y que a veces es necesario un poco de empuje y de valentía para hacer frente al vértigo que da la propia existencia y para tirar hacia adelante y tratar de llegar a la otra orilla. Para eso, uno tiene que aprender a saltar.

¿Con este álbum sale de su zona de confort?
Lo intento, pero siendo fiel a mí mismo y a mi camino. Intento no quedarme en lo mismo de siempre. La etiqueta de buen rollo está bien, pero en este álbum he hecho pequeñas declaraciones de intenciones, he lanzado puyitas y alguna que otra crítica. Hay cosas que no responden a la imagen que se tiene de mí pero me apetecía decirlo y sorprenderme a mí mismo. Si uno se imita a sí mismo es insincero porque la búsqueda creativa es otra cosa. Me gusta sorprenderme, buscar sitios en los que no he estado antes y ponerme retos. En todos los discos hago cosas que no he hecho antes.

¿Estamos ante El Kanka más auténtico?
Sí, pero esto también tiene que ver con que estoy mayor. Ahora la gente ya sabe de qué palo voy. Este disco lo he compuesto con absoluta libertad y en él me avala mi trayectoria. Estoy lejos de ser un artista consagrado pero, joder, ya no estoy empezando y las cosas funcionan. Siento que estoy por encima de las etiquetas porque me he hinchado de currar y he sacado cuatro discos en cinco años. Ya sé lo que quiero y la gente que me sigue me respalda en mi rollo. He compuesto con tranquilidad absoluta y con la seguridad que me da la experiencia. En este disco no me he rayado, ni he pensado en qué querría la gente. Ya no tengo que demostrar nada. He crecido gracias a dar conciertos ante gente que no me conocía y los tenía que convencer. Yo no he sonado en las radios, ni he sido líder de ventas, yo soy de los que se lo ha currado con el boca a boca.

¿Que la popularidad y el reconocimiento le llegue por este boca a oreja hace que su vinculación con el público sea más especial?
Sí, desde luego. Yo creo que, en general y en parte gracias a las redes sociales, ahora el artista está más cerca de la gente. Ya no hay un endiosamiento y la imagen que se tiene es de que somos más humanos. Da mucha satisfacción hacerse el público poco a poco como los artesanos y como las hormiguitas.

¿Sus letras dependen de su estado de ánimo?
Cualquier estado de ánimo se puede aprovechar para hacer una canción. No soy un cantautor protesta pero… Se pueden decir muchas cosas para cambiar el mundo desde la cotidianidad y yo entiendo así las canciones. Al escribir parto de un punto de vista cotidiano, con situaciones en las que se puede identificar cualquiera, pero no lo enuncio de forma combativa o destructiva sino desde una forma más empática en la que se entreleen otras cosas.

Ha añadido a sus canciones un punto de maldad. ¿Juan se ha hecho malote?
No, qué va. Es el momento. Los discos no me los planteo como tal. Éste es un paquete de canciones en el que hablo de cosas que me han ido rayando. Sí que creo que hay algunas puyitas hacia determinadas actitudes…. En el álbum hay canciones irónicas con un poquito de resquemor y malicia.

Habla en Sí que puedes de que se puede conseguir cualquier cosa que uno se proponga. ¿Qué se propone Juan?
Lo que quiero es seguir mi camino, ser honesto y hacerlo lo más cómodo posible. Ahora tengo muchísimo curro y me gustaría relajarme un poquito. Siento que lo estamos haciendo bien y que mi carrera está siendo muy bonita.

Jorge Drexler colabora en Por tu olor. ¿Cómo se gestó esta unión?
Para mí, Jorge es un maestro. Imagínate que, cuando estoy con los amigos, lo versiono muchísimo. Hace años que quería colaborar con él. Es un referente y me gusta cómo ha sabido llevar su carrera. Cuando compuse este tema pensé ¡joder, esto lo tenía que cantar con Jorge Drexler!, me puse en contacto con él y ahí está el tema.

¿Cuánto ha tardado en hacer este disco? ¿son todas las canciones nuevas o ha rescatado alguna?
La composición no me la planteo como tal porque yo voy componiendo en mi día a día ya que esta es mi manera de expresarme y es algo casi espiritual. Todas las canciones son nuevas y he tardado unos dos años en hacerlo. Descarté sólo unas cuatro o cinco.

Sus títulos son toda una declaración de intenciones y sus letras poesía pura.
Gracias. Intento que sean coherentes y los títulos son algo intuitivos.

¡Qué complicada es la habilidad de hacer fácil lo difícil!
Algo de cualidades tengo, pero me lo he currado muchísimo. Practico el arte de la lectura, escribo y me gusta jugar con las palabras. Me lo he ido fraguando. Si ahora escuchara alguna de mis primeras canciones quizás me avergonzaría.

¿Qué le resultaría más fácil, decirle una mala noticia a un amigo o cantársela?
Quizás, si es algo complicado, cantárselo o escribírselo. Le doy muchas vueltas a las cosas y quizás me excedo en buscar la palabra adecuada. En este momento de mi vida me gustaría decir las cosas más directamente y no darle tantas vueltas a todo.

¿Qué queda de aquel Juan que estudió Económicas y Filosofía y enseñaba guitarra a niños en un colegio de curas?
Muchas cosas. Pienso que la gente no cambia tanto. Hago terapia, soy fan del psicoanálisis y me trabajo la mente. Pretendo ser cada vez mejor y más completo. Creo que más que cambiar nos matizamos.

Indirectamente, Operación Triunfo te ha dado un plus de respaldo para la promoción de este disco.
Así es. Que Amaia cantara mis canciones ha sido una casualidad bonita y una promo guay y por la cara. Lo de ir un día a la Academia lo describo como una de las cosas surrealistas de la vida.

 

 

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...