CUELLO: «Nos apetecía grabar en el estudio de Paco Loco»

· 10 de febrero, 2018

Fotografía: Cuello © Liberto Peiró


Texto: Eduardo Guillot

 

El cuarteto valenciano ha abandonado por primera vez su entorno más cercano y se ha ido hasta El Puerto de Santa María (Cádiz) para grabar “Regalo doble”, un imponente cuarto trabajo que abunda en su concepción del punk rock, marcada por el alto contenido melódico y la aguerrida actitud de la escena alternativa americana de los noventa.

 

Esta vez se han tomado su tiempo. Tras “Mi brazo que te sobre” (2013), “Modo eterno” (2014) y “Trae tu cara” (2015), llega un “Regalo doble” que se ha hecho esperar más de lo que es habitual en Cuello, una banda acostumbrada a mantener un alto ritmo de trabajo. De nuevo de la mano del sello catalán BCore, y en coedición con Discos Mascarpone, el grupo liderado por Jose Guerrero (voz, guitarra) y completado por Ubaldo Fambuena (guitarra), Nick Perry (bajo) y Óscar Mezquita (batería) vuelve por sus fueros con diez canciones en las que se conjuran una vez más para reivindicar la vertiente más excitante del rock con ánimo punk e inclinación melódica, esta vez cocinadas junto al productor Paco Loco, uno de los más solicitados del país, por cuyas manos han pasado desde Nacho Vegas a Bunbury, pasando por Golden Smog, Mikel Erentxun o los también valencianos Gener y La Habitación Roja. El hiperactivo Guerrero saca tiempo entre dos conciertos de una gira de Segunda Persona, su proyecto solista, para contestarnos.

 

Es la primera vez que pasa más de un año entre un disco y otro de Cuello. ¿Por qué motivo?

Ninguno en especial, es solo casualidad, al igual que el hecho de que los tres primeros discos se publicaran más seguidos, a uno por año. Salió así, pero no estaba premeditado.

 

Después de grabar tres discos con Pablo Peiró (Betunizer), habéis decidido trabajar con Paco Loco. ¿Necesitabais poneros a prueba con alguien ajeno al entorno cercano del grupo?

Ha sido por probar con otra persona, en otro estudio, pero no porque Pei fuese más de nuestro entorno y Paco no. Simplemente, ya habíamos grabado tres con Pei y nos apetecía cambiar.

 

¿Por qué Paco Loco, precisamente?

Lleva toda la vida grabando bandas guitarreras con melodías, entre otras cosas. Le gusta y tiene cultura musical de aquella época noventera donde las guitarras y las melodías estaban muy presentes en el rock alternativo. Así que pensamos que era muy buena opción para nuestra música.

 

¿Ha sido el trabajo con él diferente al de los tres discos previos? ¿En qué sentido?

Tampoco ha sido muy diferente. Hemos grabado, como siempre, las bases en directo y no hemos estado más de cinco días para toda la grabación, incluidas las mezclas. Así que el método ha sido el mismo, pero en otro estudio y con otra persona que graba, con su equipo y su forma de producir. Las canciones, también como siempre, ya estaban acabadas ante de entrar a grabar. Lo bueno fue poder utilizar todo el material que tiene disponible allí: guitarras, platos, cajas… Aunque casi todo lo grabado son nuestros propios instrumentos habituales.

 

En cada proyecto has marcado una señas de identidad sonoras muy claras. ¿En qué crees que ha cambiado el sonido de Cuello en este disco? ¿O se podrían intercambiar las canciones de los cuatro álbumes sin que se notara demasiado si son de uno u otro?

Las composiciones no creo que hayan cambiado mucho, hay algo distinto en el sonido en sí, por haber grabado con otra persona, pero me refiero a aspectos técnicos, porque las composiciones siguen teniendo la esencia de Cuello, así que, para mi gusto, cualquiera de ellas se podría intercambiar con cualquiera de las antiguas.

 

También lo pregunto porque seguís trabajando con los elementos básicos del directo, sin añadidos. ¿Os han sugerido alguna vez las canciones otro tipo de arreglos, como teclados o vientos? ¿Os los plantearíais?

Por ahora no hemos tenido esa necesidad, pero tampoco lo veo algo imposible; si surge naturalmente, no lo vamos a rechazar.

 

¿Cómo habéis enfocado el trabajo con las guitarras? Sois dos en la banda y además es el instrumento de Paco.

En algún caso puntual, Paco nos ha ayudado a perfeccionar algunas armonías de guitarra que podían no estar del todo terminadas. A veces tenemos guitarras complejas, con rizos o giros que conllevan sus complicaciones para que encajen en la armonía general de la canción, y él nos ayudó en ocasiones con solo cambiar algún pequeño detalle. Pero, como he dicho, fue en casos muy puntuales. El 98% de las guitarras, al igual que el resto de elementos de las canciones, y las propias canciones, estaban acabadas antes de entrar al estudio.

 

En el disco anterior sorprendió mucho la flamenca “Aquí tengo tu puente”. ¿No habéis tenido la tentación de investigar más por ese camino?

Bueno, incluir esa canción no fue algo premeditado, así que si ahora no ha surgido nada parecido, pues no se ha hecho. Además, probar algo similar le restaría encanto a lo espontáneo que fue meter ese tema en su momento.

 

Como ya sucedía en “Trae tu cara”, vuestro anterior disco, seguís potenciando los coros. ¿Encaráis de alguna manera especial el trabajo con las voces?

Yo me encargo de las voces principales y los coros, con sus armonías, solemos dejarlos para el final, trabajamos en ellos cuando ya está todo acabado. Algunos coros los propongo yo y otros Nick, que por su pasado adolescente tiene muy buen bagaje de coros hardcore old school.

 

¿Qué planes de gira tenéis? ¿Repetir el circuito de años anteriores? ¿Es complicado ampliarlo desde la posición en que se encuentra la banda?

Sí, repetir el circuito de siempre, nos encanta tocar en muchos de esos sitios, así que será un placer repetir. Hay intención de girar fuera de España también. Y ya veremos si se da la posibilidad de ampliarlo. Pero, como siempre, cuanto más se toque, mejor.

Eduardo Guillot

Periodista cultural


Te puede interesar...