Lagarto amarillo: «Soy un tipo lento, perfeccionista y vividor»

· 7 de noviembre, 2017

Fotografía: Pedro Walter


Pablo Mora avanza en solitario, pero en homenaje a sus hermanos, en su último álbum «Campeón», sigue siendo Lagarto Amarillo.

 

¿Lo peor de sacar un disco es la promoción?
Un disco no tiene nada malo. Todo es precioso. Quizás sea lo más cansado.

Lagarto amarillo, tu anterior álbum, era algo así como un disco de autoayuda que impulsaba a luchar. ¿Qué es Campeón?
Un disco al amor y a la esperanza con tintes de desamor, sorna y guasa.

¿Y Perdón y Amén?
Es una canción socarrona, rumbera y divertida dedicada al amor cansado, a las relaciones y al reproche deportivo.

¿Crees que últimamente falta deportividad?
Compruebo que hay gente que reprocha con razón o sin ella y ya lo hace como puro deporte.

Hace ya tres años de tu último disco. Tal como está el negocio, un paréntesis muy largo.
Soy un tipo lento, perfeccionista y vividor. No me gusta grabar un disco con poco tiempo. Lo que sí ha sido es el entre discos más difícil y duro de mi vida ya que, en este periodo, he perdido a un miembro del grupo y de la familia. Ha sido un periodo duro, durísimo.

Quizás sea el momento de hablar del carácter curativo de la música.
El arte me ha servido y me sirve como vía de escape y de autoconocimiento. Por supuesto que la música ayuda. el arte en realidad tiene muchas funciones pero también depende. En este caso, en el que hablamos de música en español y con textos de contenido emocional, siento que algunas canciones sí que pueden ayudar y ayudar a salir adelante a mucha gente.

De los cinco discos que tienes en el mercado. ¿Éste es el más personal?
El último que sacas siempre es el más personal. Un disco es el reflejo de tu alma en ese momento de tu vida. Ahora mismo, lo que más se acerca a lo que yo soy ahora es lo que hay en este disco. Los otros discos son de las personas anteriores que yo fui.

¿Cómo te sientes más cómodo, cantando o componiendo?
Uf, me da mucha felicidad las dos cosas, pero son felicidades diferentes. La composición es más una relación con la magia y con la maravilla de la creación mientras cantar es un trance maravilloso. Son cosas distintas y no creo que pudiera elegir.

Compones por encargo para otros cantantes, ¿eso también te genera tanta felicidad?
Acabo de hacer dos canciones y tengo varios encargos pendientes. Me encanta y me gusta muchísimo componer por encargo. Me lo paso bien. Ahora que estoy de promoción, llego al hotel por la noche, me cojo la guitarra y me pongo a hacer canciones.

¿Se puede decir que hay un estilo Lagarto amarillo?
Tengo mi estilillo. Sí que creo que este disco es más contundente, tiene más relieve y profundidad que el anterior que era más plano. Creo que es un disco con más cresta y con más yo. Sí, es muy yo.

¿Te ha sido difícil escoger las canciones?
No. La verdad es que yo no soy un autor de hacer cincuenta canciones para luego descartarlas. Normalmente lo que hago ya vale. Cuando compongo y veo que esa canción no me va a gustar, no la termino. ¿Para qué?

A día de hoy, ¿cómo sería la banda sonora de tu vida?
En este momento, sería Campeón (dedicada a su hermano fallecido) que es una canción que he hecho con muchísimo cariño y esfuerzo.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...