Sílvia Pérez Cruz: “No me interesan las etiquetas”

· 8 de marzo, 2017

Texto: Eduardo Guillot

La cantante catalana Sílvia Pérez Cruz actuó en Valéncia en el mejor momento de su carrera, tras el gran éxito de su anterior gira y con nuevo disco recién publicado, Domus, donde se incluyen las canciones que ha grabado para la banda sonora de la película Cerca de tu casa (Eduard Cortés) donde también es la protagonista.

Regresa a Valencia para presentar un espectáculo llamado Entre cuerdas. ¿En qué consiste?
Surgió hace dos años, por encargo del Auditorio Nacional de Madrid. Su propuesta era hacer un concierto acústico, pero les sugerí trabajar con un cuarteto de cuerda, porque es un formato que siempre me ha interesado. Escogí un repertorio familiar, de canciones que conozco bien, y la experiencia resultó tan satisfactoria que después hemos seguido ofreciendo algunos conciertos más. Pero no es música clásica, porque no me interesan las etiquetas, sino el modo de compartir las canciones.

¿Te sientes cómoda alternando proyectos, o prefieres cerrar ciclo antes de empezar con el siguiente?
Siempre voy disco a disco. Estuve un año y medio tocando Granada con Raúl Fernández (Refree), ahora llevo un tiempo con Entre cuerdas y actuando en solitario, y de inmediato empezamos con Domus.

Que es la banda sonora de una película en la que, además, te estrenas como actriz. ¿Cómo ha sido la experiencia?
Yo no había actuado nunca, y para mí cantar no es interpretar como lo hace un actor. Creo que sale de otro sitio. Y tampoco tenía intención de dedicarme a la actuación, que admiro mucho, aunque no entiendo. Pero sí comparte cosas con la interpretación musical: Las palabras, la emoción, los silencios, los ritmos… Me ha encantado hacerlo, a pesar de las dudas que tuve al principio. Ha sido un aprendizaje y una experiencia preciosa que me ha nutrido mucho a nivel artístico.

La película habla sobre los desahucios. ¿Crees que, más allá de que el artista se posiciona siempre que sube a un escenario, en el momento presente es obligatorio alzar la voz y comprometerse?
Todo el mundo tiene que ser libre de hacer lo que quiera. Tiene que surgir de manera natural. Me siento muy identificada con lo que has dicho: Cuando estás en el escenario, ya te estás posicionando a todos los niveles, estás explicando cómo sientes y cuáles son tus valores. Al menos yo. En este caso hablo de las relaciones de poder o de la mentira, pero de una manera casi atemporal, porque son cosas que siempre están pasando.

¿Cómo has enfocado las canciones de Domus, que están concebidas como banda sonora para la película?
Ha sido el trabajo más bestia que he hecho nunca a nivel musical. Por un lado, es la primera vez que escribo a partir de un impulso externo, no desde una emoción interna mía. A partir de ahí, hay una evolución en el terreno de las letras, he descubierto nuevas estructuras; me costó, pero encontré un lenguaje propio. Y, a nivel musical, he tratado de ser más simple armónicamente y divertirme con los arreglos y la producción, que es la primera vez que afronto en solitario. Trabajé con los guionistas, buscando los momentos en que pudieran encajar las canciones de manera orgánica. Hay mucha cuerda y voz, pero también tres temas con tratamiento diferente, porque suenan en la radio y podía cambiar de idioma. Y dos están creadas una vez terminada la película, porque sustituyen las de otros artistas que finalmente no se pudieron incluir por problemas de derechos.

Estás en un momento álgido, tras más de una década de trabajo. ¿Crees que el gran salto en tu carrera se produjo con Granada?
Lo veo todo como parte de un proceso. El primer concierto en que cobré lo hice con 13 años. He estado trabajando sin parar desde entonces tratando de ir siempre a más, y a veces he podido subir dos escalones de una vez. Para mí el gran paso fue entrar en Universal y publicar 11 de novembre, un álbum que se benefició del trabajo de un gran equipo de gente que confió en mí y lo convirtió en disco de oro. Cuando me preguntaron qué quería hacer en el siguiente, barajaba varios proyectos, pero pensé que era un buen momento para hacer un disco de versiones, de intérprete. Estoy muy orgullosa de él, pero creo que el primero fue más importante, porque cuesta mucho trabajo que la gente te preste atención.
¿Tienes la sensación de haberte puesto el listón muy alto de cara al siguiente paso?
El crecimiento ha sido exponencial en lo que se refiere al público al que he ido pudiendo tener acceso, que va aumentando cada vez más rápido, pero mi objetivo, aunque pueda sonar cursi, es estar en contacto con mi presente, hacer las cosas con verdad y disfrutar cantando. Si consigo eso, soy feliz. Y si encima llego a la audiencia, fantástico. Pero mi meta no es ir hacia arriba en términos de fama, sino estar conectada con algo que amo tanto y que es tan importante para mí como la música.

.


Te puede interesar...