Toni Acosta: «Me hago promesas a mí misma y me doy premios»

· 10 de julio, 2018

Toni Acosta, Leo Harlem y Maggie Civantos encabezan el reparto de El Mejor verano de mi vida, la comedia que se estrena el próximo jueves sobre un vendedor de robots de cocina que, en plena crisis de pareja y rodeado de deudas, le regala a su hijo un viaje inolvidable.

 

Toni Acosta es un terremoto. La misma intensidad con la que trabaja, realiza entrevistas, ríe abiertamente y conversa sobre libros. Mientras planifica sus vacaciones y está de gira con la obra Placeres íntimos, en el cine se estrena El mejor verano de mi vida, una película en la que ha disfrutado «muchísimo» dando vida a Daniela, «un bombón de personaje». Interpreta a una mujer trabajadora y con un fuerte compromiso social que, harta de su marido, se planta ante él y le dice que lo deja porque no lo aguanta.

No me resisto a jugar con el título de la película. ¿Cuándo y cómo fue el mejor verano de tu vida?
¿El mejor verano de mi vida? Pues no lo sé porque tiendo a tener veranos muy bonitos y guays. No me quiero quedar con uno. Quizás, por ponerme nostalgica, te diría que la primera vez que mis padres alquilaron un apartamento para irnos a la playa. Como vivo en Tenerife y a la playa vas y vienes, para nosotros era novedoso irnos quince días a un apartamento. Recuerdo ese verano en Candelaria con mucho cariño por tener la libertad de bajar a la piscina solos y esas cosas.

Sueña y dime ¿cómo sería el mejor verano de tu vida?
Me encanta trabajar y mi trabajo pero me gustaría tener un verano sin obligaciones laborales para poder viajar por Europa con mis niños.

Y en general, ¿con qué sueñas?
Sueño con ser feliz. Mi objetivo en la vida sería estar reconciliada con todo lo que a día de hoy nos atormenta como el estrés, el exceso de responsabilidad, la culpa cuando te vas a trabajar y eres madre… Mi sueño es ser feliz y ver a los míos siendo felices.

 ¿Cómo es Daniela, tu personaje?
Estoy contentísima con haber hecho este personaje porque lo hicimos crecer mucho durante los ensayos. Dani de la Orden y Leo Harlem fueron extremadamente generosos. Al principio, el personaje estaba presente en muchas conversaciones telefónicas pero no se veía tanto y como a mí me gusta mucho ensayar y en las improvisaciones salían cosas bonitas y en las escenas metíamos gags, Daniela fue creciendo. Ella es una mujer trabajadora que, de repente, se planta ante su marido y le dice a gritos que ya no le gusta, que no le gusta en lo que se han convertido, que no le gusta lo que está pasando. Encima, es una mujer con un compromiso social con su trabajo y los trabajadores de su empresa. Es un bombón de personaje. Es una mujer fuerte que toma decisiones y da pasos al frente. Me gustó muchísimo hacer a Daniela.

 

Una mujer muy del siglo XXI.
Totalmente, además es una curranta que crece y se va empoderando en su fábrica con el apoyo del resto de los trabajadores. Me gusta mucho defender a una mujer que se convierte en representante sindical y ve que puede conseguir cosas y que no se rinde.

¿Se parece a ti?
En muchas cosas sí, pero las cosas estaban escritas y la fuimos descubriendo. Quizás, lo más mío, es que le hemos puesto un lado de comedia a un personaje que no lo tenía porque es a ella a la que le toca llevar el peso serio y el drama de la película.

¿Eres de hacer promesas?
Sí.

¿Posibles o imposibles?
Siempre posibles. Me hago promesas a mí misma. Me doy premios. Si consigues esto, te mereces esto… Las promesas están para cumplirlas y no se puede prometer algo que uno no puede cumplir. Eso es así.

¿Te prometían cosas por aprobar?
No, mis padres me decían que ellos trabajaban y que mi trabajo era ir al cole, estudiar y aprobar, de tal manera que si luego había un premio pues era más guay porque era toda una sorpresa. Yo entendí siempre que mi obligación y responsabilidad era estudiar. De ahí es posible, o descubro según te lo cuento, que me venga lo de premiarme si consigo cosas y no esperar a que vengan de fuera.

 ¿Eres de las que intentaba contentar a tus padres?
Sí, a ellos y a mí misma. Yo he sido siempre muy buena estudiante.

 ¿Qué valores transmite la película?
Lo que más me gusta es que el mensaje lo disfraza de comedia y así es más fácil lanzarlo. Me gusta mucho que pensemos un poquito y tratemos de parar el supermegaconsumismo en el que nos hemos visto envueltos. Por ejemplo, por aprobar, un premio; un viaje a Disney por la comunión; megafiestas de cumpleaños…. Me parece que ahora todos tienen de todo y con trece años los niños ya tienen supermegamóviles ultrasónicos. Estoy contenta de participar en la película porque lanza un mensaje muy guay.

¿El dinero da la felicidad?
Para nada, y lo creo de verdad. El dinero engancha y genera querer más y más, y cuando tienes una cosa, quieres la siguiente. Quizás, aprendiendo a vivir con menos cosas, todos seríamos más felices.

¿Tú crees que los niños deben ser partícipes y conocer los problemas económicos de su familia?
Un poquito sí, no estoy de acuerdo en trasladarles todo, pero no pasa nada por decir que no. Yo tengo hijos, y aun pudiendo, les digo que no porque creo que también hay que generar deseo de tener algo. El ordenador de mi hijo, por ejemplo, se lo compró él ahorrando. La peli te ayuda a enfrentarte al valor del trabajo y del esfuerzo. Daniela pelea por salvar la fábrica y defiende al trabajador con empatía.

Ordena: honestidad, familia y amor.
¿Qué difícil no?, ¿cómo las ordeno? A ver… amor, porque con amor se hace todo y lo mueve todo; la familia, porque para mí es el pilar fundamental, y honestidad porque me gusta mucho. Estas tres palabras son fundamentales para mí.

En alguna entrevista has dicho que envidiabas a la gente que hacía lo que le daba la gana. ¿A ti quien te lo impide?
Muchas cosas. Siendo popular no puedo hacer lo que me da la gana porque yo misma me condiciono. No expreso públicamente todas mis opiniones por respeto e intento ser correcta. Hay cosas que mantengo para mí. No hago lo que me da la gana, no, y sí, soy bastante prudente.

Como la película es veraniega, dime cómo es para ti un día ideal de verano y qué libro recomendarías para este verano.
¡Fíjate que te estaba escuchando y te iba a decir que estar tumbada leyendo un libro! Lo ideal para mí sería estar tirada en la playa bajo una sombrilla para protegerme un poquito y tener a mi lado un buen libro. Así sería muy feliz. En la feria del libro me compré Firmamento de Màxim Huerta, La química del oro de Carme Chaparro y Cuando volvamos a casa de Nuria Gago.

Amparo Barbeta

Redactora de URBAN


Te puede interesar...