Miguel Ángel Vivas: «Vivimos una distopía, hemos sobrepasado a Orwell y Huxley»

· 3 de Agosto, 2017

El nombre de Miguel Ángel Vivas [Sevilla, 1974] empezó a sonar a raíz de Secuestrados (2010) y su exploración del miedo crudo y real sin salir del propio hogar. En 2015 rodó en inglés Extinction y ahora, también con reparto hollywoodiense, una nueva versión de À l’intérieur, otra de terror. La próxima será un thriller.

 

La leyenda urbana habla de desmayos, aquel 2007, en el Festival de Sitges, en la sala donde se proyectaba À L’Intérieur [Alexandre Bustillo y Julien Maury]. Una década después, Miguel Ángel Vivas, uno de los directores españoles forjados en ese certamen, dirige Inside, remake más digerible, con guion de Jaume Balagueró y Manu Díez. Rodada en inglés y con actrices estadounidenses –Laura Harring como la madre y Rachel Nichols como la invasora que trata de arrebatarle a su bebé no nato-, la película -como suele ocurrir- habla en realidad de miedos cotidianos y reales: la maternidad, la violencia contra lo más íntimo…

Forma parte de esa nueva generación de directores que hacen cine español de género con proyección internacional. ¿Siente usted esa pertenencia?
Sí, bueno, tenemos una relación de amistad. Puedes ver a los demás como una generación pero a uno mismo ya cuesta más sentirte parte de algo. Pero supongo que estamos ahí Paco [Plaza], Eugenio [Vivas], Nacho [Vigalondo] y yo mismo. Todos queríamos hacer un cine que nos gustaba, un cine que en aquella época parecía imposible hacer aquí. Bueno, hacer cine ya es difícil. Ahora en el cine de género es donde más cine de autor se está haciendo: The Wicht, It Follows… Se le está dando la vuelta, demostrando que puede aportar nuevas ideas.

¿No es arriesgado hacer un remake de una película que solo tiene diez años y fue un icono del cine europeo de terror, un terreno donde abundan los lugares comunes?
Pero al final es bueno que haya lugares comunes, porque eso te permite desarrollar ideas, viene bien para poder cambiarlos. En este caso, mi primera opción fue decir que no, pero luego leí el guion, me senté con los productores y los guionistas y dije que sí. Lo que pasa es que no es un remake, sino una adaptación, haces tu versión alejada completamente de la película original. Yo diría que es contrapuesta. Porque la original existe y va a seguir existiendo. Esta es diferente, más abierta, más blanca, más para todo el público. Quería mantener esa historia tan dura pero potenciando la montaña rusa de emociones que es el cine. Inside es la película que me hubiera gustado ver en ese momento, es puro entretenimiento, una película para pasarlo bien pasándolo mal.

¿Por qué lo pasamos bien pasándolo mal?
El cine son sensaciones, siempre. Si vas a ver una comedia esperas que te provoque risa, si vas a ver un drama, que te provoque pena y si vas a ver una de terror, miedo. Esperas que te provoque siempre cosas, que pase algo.

Pero Inside está inspirada en hechos reales. «Solo en Estados Unidos ha habido más de 300 casos de secuestro infantil. El 10 % con la madre aún embarazada», dicen en el tráiler.
Me interesan muchísimo los miedos reales. Cuando vas de noche solo por una calle y escuchas un ruido no temes que haya un vampiro, temes que haya una persona que quiera hacerte daño. Los monstruos son una metáfora y quizá en la época en que nos encontramos no necesitamos metáforas, porque bastante miedo da la realidad.

El miedo es mayor cuando lo vives dentro de tu propia casa… o de tu útero.
Me interesan los miedos primarios: la oscuridad, que entren en tu casa… Tu casa es el lugar donde más seguro te sientes, el lugar más protegido del mundo, o debería serlo, y que entren ahí… En Inside se juega todo el rato con la metáfora, la casa, la casa del niño, incluso cuando ella se transforma y tiene que salir… Y ya no puedo decir más por los spoiler. Esa idea de la casa ya la trabajé en Secuestrados, ese ambiente claustrofóbico, cerrado, ese miedo. Pero ahora el ambiente es más abierto, más disfrutable. Yo, ya lo decía antes, lo paso bien pasando miedo.

¿Y qué le aterra más: la ficción o la realidad?
Desde luego el telediario da mucho más miedo. Ahora mismo lo que más me aterroriza es el propio ser humano, eso en lo que nos hemos convertido. Todos, ¿eh?, todos nosotros. Lo que está pasando con los refugiados… nos hemos convertido en seres humanos bastante patéticos. Estoy convencido de que en el futuro hablarán muy mal de nosotros.

¿Será por eso que se hace ahora también mucha ciencia ficción?
Vivimos una distopía, la de Bradbury [Fahrenheit 451], Huxley [Un mundo feliz], la de Orwell [1984], en realidad las hemos sobrepasado. Todo es mucho más negro y más oscuro de lo que ellos fueron capaces de imaginar.

¿Eso de que el mejor cine actual son las series a usted le convence?
La televisión y el cine son diferentes, tienen un lenguaje que no se parece en nada. Esa teoría está equivocada completamente. A mí me interesa más el cine que la televisión. He trabajado en varias buenas series [capítulos de Mar de Plástico o La Casa de Papel] y lo he disfrutado mucho, pero es un mundo ajeno al cine. Son dos cosas maravillosas y no hay que compararlas. No son iguales ni en la manera de trabajar ni en el lenguaje.

Usted vivió su propia crisis con el cine, ¿pensó en dejarlo?

No me salían las cosas. Hacer cine es muy difícil, mucho. Ahora me va bien. Pero cuando llevas años que no tienes proyectos… lo dejé un poco, me dediqué a dar clases en la universidad. Es un mundo complicado, con tanta gente que queremos dedicarnos a esto. Y cada proyecto supone mucho tiempo, así que cuando llevas un año, o año y medio, esperando y no salen las cosas, te preguntas ‘¿y qué como yo mañana?’

Es un oficio para soñadores.
Ahora el oficio para soñadores es la vida.

 

Susana Golf

Susana Golf es la directora de la revista Urban. Periodista de Levante-EMV desde 1988, ha sido jefa de sección de Valencia y de Sociedad y coordinadora del suplemento Extra Moda.


Te puede interesar...