¡Cantando, bailando!

· 22 de febrero, 2017
Cine musical

Texto: Carles Gámez

El estreno del musical La ciudad de las estrellas protagonizado por Ryan Gosling y Emma Stone devuelve a la pantalla la fantasía del género musical. Del blanco y negro de de las películas musicales de los años 30 encabezados por Fred Astaire y Gingers Rogers, la historia del cine musical ha transcurrido por los caminos y estilos más diversos en inseparable compañía de la música, las canciones y el ballet.

 

Melodías de Broadway. Vincent Minnelli, 1953

La pareja Fred Astaire y Gingers Rogers en plena Depresión convierten la pantalla en una secuencia interminable de fantasía y ballets en una serie de películas. La figura estilizada de Fred Astaire le da al cine musical su primera gran identidad en el celuloide marcando para siempre la evolución del género y su propia historia.

 

En alas de la danza. George Stevens, 1936

Las canciones de los Beatles y los dibujos del ilustrador Heinz Edelman dan forman al musical El submarino amarillo que revoluciona el cine de animación hasta aquel momento dominado por las producciones Disney. La película se convierte en uno de los iconos de la década de los sesenta como símbolo de la cultura pop.

 

El submarino amarillo. George Dunning, 1968.

Adaptación al mundo gitano de la tragedia Romeo y Julieta, el director Rovira-Beleta consigue fundir drama y género musical con la ciudad de Barcelona como paisaje documental y la presencia de dos grandes estrellas del flamenco, Carmen Amaya y el bailarín Antonio Gades

 

Cine musical, Beatles

 

 

 

 

 

 

 

Los Tarantos. F. Rovira-Beleta, 1963

Adaptación del libro de relatos Adiós a Berlín del escritor británico Christopher Isherwood donde cuenta sus vivencias en el Berlín de los años treinta bajo la sombra amenazante del Nazismo. El musical se traslada a la pantalla con Liza Minnelli —que había sido rechazada en la versión de Broadway— como la impetuosa e inolvidable artista de cabaret Sally Bowles.

 

Cabaret. Bob Fosse. 1972

Cuando el musical como género parecía haber dado sus grandes momentos en la pantalla, la adaptación de la obra de Broadway con música de Leonard Bernstein hace renacer el género gracias a la coreografía de Jerome Robbins y un reparto donde destacan los nombres de George Chakiris, Rita Moreno y Russ Tamblyn, bailarines y verdaderos protagonistas de la obra. Secuencias como la obertura con el enfrentamiento de las dos bandas rivales, «Dance At The Gym» y «America», restan entre los grandes momentos de la historia del musical.

 

Clásicos cine musical

 

 

 

 

 

 

West Side Story. Robert Wise y Jerome Robbins, 1961

El género musical a través de los ojos y la sensibilidad de un director como Jacques Demy. Dos actrices y hermanas en la ficción —y en la vida real—, Catherine Deneuve y Françoise Dorleac , dos estrellas del cine musical como Gene Kelly y George Chakiris, la música y las canciones de Michel Legrand y la ciudad de Rochefort pintada de colores pastel, marineros soñadores y una troupe de bailarines invadiendo las calles.

 

cine clásicos

 

 

 

 

 

 

 

Las señoritas de Rochefort. Jacques Demy, 1967

Los musicales de la Metro y la dirección de Vincente Minnelli señalan la gran edad de oro del género en la década de los años cincuenta. Fred Astaire, ahora formando pareja con Cyd Charisse, protagonizaban, entre otros, Dancing in the Dark, un bellísimo número de baile en un Central Park de cartón y piedra. La película incluye la canción «That’s Entertainment» convertida en himno del espectáculo.

 

La ciudad de las estrellas. La La Land. Damien Chazelle, 2016

Última entrega del genero con una aspirante a actriz, Emma Stone, y un pianista de jazz, Ryan Gosling cuyos destinos acaban cruzándose en la ciudad de los sueños, Los Ángeles. Un inesperado encuentro acabará llevándolos a un camino que jamás habrían podido recorrer ellos solos. Historia de amor, homenaje al gran cine clásico y al musical como género por excelencia a la hora de forjar los sueños.

 

Todos dicen I Love You. Woody Allen, 1996

Aunque el cine de Woody Allen está salpicado de música y canciones, el director neoyorquino debutaba finalmente en el musical a través de las vicisitudes de una familia, una banda sonora con sus canciones favoritas y los escenarios de Nueva York, Venecia y París como sus ciudades favoritas.

 

Viva Las Vegas. George Sidney, 1964

Un musical hecho para lucimiento de Elvis Presley que gracias a la presencia de Ann Margret, encuentra sus mejores momentos. La actriz, protagonista de Un beso para Birdie, se convierte en la gran promesa del cine musical aunque la decadencia del género acabará conduciéndola a otros territorios cinematográficos.

 

clásicos cine musical

 

 

 

 

 

 

 


Te puede interesar...